Pasar el verano en el Altoaragón: vía de escape y mejora de calidad de vida de 62 niños ucranianos

Eduardo Puente

Sigue creciendo el número de niños ucranianos que, cada año y gracias a la Asociación de Asistencia a la Infancia, vienen a la provincia de Huesca para pasar los meses de verano. Este año, en total han llegado a la provincia 62 niños, 26 de ellos por primera vez y todos mayores de 8 años tal y como establece la normativa de la Diputación General de Aragón.

Asistencia a la Infancia lleva ya 15 años organizando estos programas de acogida con niños de Ucrania procedentes de orfanatos. Durante los meses que pasan en la provincia de Huesca, además de “cambiar de aires”, obtienen mejoras en su calidad de vida que, posiblemente, les ayuden a sobrellevar el resto del año en su país: la comida, la sanidad, el aire que respiran…todo ayuda. Los médicos confirman que estos tres meses fuera de su país les suponen tres años más de vida.

Además, estos niños suelen tener carencias afectivas, al vivir en orfanatos proceden de familias desestructuradas o estas no pueden hacerse cargo de ellos. Por ello, estas visitas al Alto Aragón les ayudan en este problema: Eduardo Puente, presidente de Asistencia a la Infancia asegura que el vínculo que se crea con las familias de acogida llega a ser un sentimiento parecido entre padres e hijos.

Estos vínculos hacen que la actividad de Asistencia a la Infancia no se limite a la acogida en España, sino que hace ya unos años que se tomó la iniciativa de mejorar las vidas de estos niño en su país con mejoras en sus internados, orfanatos o viviendas.

Esta no es la única iniciativa de acogida que se desarrolla en el Alto Aragón: este verano, 44 niños procedentes de los campamentos de refugiados de Tinduf han llegado a la provincia de la mano de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui “Alouda”. Se trata de niños que tienen familias y el objetivo es evitarles el durísimo verano desértico de su país y cubrir sus necesidades básicas alimenticias, ya que en los campamentos de refugiados sobreviven casi al cien por cien de la ayuda humanitaria, con las caravanas de alimentos que llegan desde las ONG’s.

Tanto los niños ucranianos como los saharauis pasarán los meses de julio y agosto viviendo con familias de toda la provincia, repartidos por todas las comarcas, en localidades como Huesca, Barbastro, Monzón, Jaca, Sabiñánigo, Sariñena, etc.

Comentarios