El G.A. descarta el ataque de un oso tras la muerte de más de cien ovejas en el Alto Ésera

ovejas muertas

Durante este fin de semana, ciento veintitrés ovejas morían asfixiadas como consecuencia de una estampida, provocada al parecer, por el ataque de algún animal en la madrugada del domingo. Ganaderos y pastores sospechan de la posibilidad de que el animal sea un oso, ya que en menos de un mes, en el Valle de Bardají se registró otro ataque que se saldó con dos ejemplares muertos, una decena de heridas y otras dos desaparecidas. El Ejecutivo autónomo, descarta esta posibilidad tras las primeras prospecciones, que apuntarían a otro tipo de animal, quizás perros que pasaban por la zona.

El suceso ocurría en una zona de paso de la trashumancia, al norte de la N-260 entre el Coll de Fadas y la localidad de Laspaúles, en pleno traslado de las cabezas ovinas desde Campo a las laderas de la estación invernal de Cerler. El propietario de parte del rebaño, de más de 3.000 cabezas, apuntaba que la noche anterior el rebaño se encontraba nervioso, al igual que los perros, pero restando importancia a esta reacción continuaron con el viaje hasta San Valeri, lugar donde tuvo lugar el suceso.

Expertos del Valle de Ansó y de Montanuy, acudían al lugar en torno a las siete de la mañana del domingo, donde comenzaban tareas de investigación para esclarecer las causas del hecho. En la jornada del lunes continuan las labores de investigación en el perímetro afectado sin obtener resultado ni conclusión alguna.

De momento no han encontrado indicios claros que asocien dicha estampida al posible ataque de un oso aunque Laencuentra, destacaba que en 42 años de trashumancia, haciendo el mismo recorrido, nunca habían experimentado un incidente de estas magnitudes y están prácticamente convencidos en un 99% que la muerte de más de cien ovejas se debe al ataque de un plantígrado.

Los propietarios del rebaño señalan que los daños son incalculables. Por un lado está el valor de los ejemplares, y por otro, lo que podían producir. Restando importancia a los daños materiales, Laencuentra indicaba que “es más el daño moral y la inseguridad que se crea, que las pérdidas económicas”.

Desde el Gobierno de Aragón, explicaban que las investiagciones continúan, y en los próximos días se confirmará la causa del suceso, descartando la posibilidad de que el causante de la muerte de más de cien ovejas sea un oso tras las primeras indagaciones. La primera hipótesis apunta a un grupo de perros que pasaba por la zona en ese momento.

Comentarios