Últimos días para visitar la exposición sobre el exilio aragonés en Robres

El Centro de Interpretación, Documentación y Estudios de la Guerra Civil de Robres acoge hasta el domingo 10 de julio la exposición que lleva por título “Exilio científico, político y cultural”. La muestra está organizada por la Comarca de Los Monegros en colaboración con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aragón.

La exposición recorre a través de distintos paneles explicativos, las vivencias de los exiliados, biografías de los más destacados en los campos político, científico y cultural, y se ocupa igualmente del exilio interior al que se vieron abocados otros miles de españoles y aragoneses tras la victoria franquista.

En 1939, unos 90 000 aragoneses se lanzaron al exilio antes de que los cañones enmudecieran en España. Meses después fueron muchos los que, atraídos por la engañosa «clemencia» del caudillo, volvieron a España en una nueva huida desesperada por recuperar la libertad arrebatada tras las alambradas de los campos de concentración franceses, donde habían sido internados y separados de sus familias. Sin embargo, una parte importante de los evadidos decidió aguardar en tierras francesas el destino incierto que les había sido reservado.

Con la opción de la repatriación descartada por temor a las represalias que la Ley de responsabilidades políticas acarreaba, parte de los aragoneses encerrados intentó emigrar a América para comenzar allí una nueva vida. Y a semejanza de lo ocurrido en el resto de España, Aragón vio partir a sus grandes figuras científicas, literatos, importantes artistas, relevantes políticos y pensadores, médicos, etc.

El país que mayor número de refugiados acogió fue México, a donde llegaron no menos de un millar de aragoneses. Pero también buscaron acomodo en la República Dominicana, en Argentina, Venezuela, Puerto Rico o Cuba. Políticos y sindicalistas republicanos –Mariano Jover, José Ignacio Mantecón, Antonio Beltrán Casaña «El Esquinazau», Vicéns de la Llave, Joaquín Ascaso, etc–, escritores –José Ramón Arana, Ramón J. Sender, Benjamín Jarnés…–, economistas, médicos, pintores, escultores y un largo etcétera de profesionales de toda clase, vivieron el exilio en distintas circunstancias personales y sociales durante varias décadas. Muchos nunca regresaron a España.

Comentarios