La Bike-Transpyr duerme en Jaca antes de partir a Isaba

Este miércoles ha llegado a Jaca la segunda edición de Transpyr, que tiene como recorrido el Pirineo y más de veintidós mil metros de desnivel positivo. Una ruta con ocho etapas que comienza en Rosas y termina en San Sebastián, con doscientos participantes de catorce países diferentes cómo Irlanda, Estados Unidos, Holanda o Bélgica, entre otros países. En su quinta etapa han llegado a Jaca desde Aínsa, tramo con noventa y cinco kilómetros de recorrido y mil novecientos metros de desnivel positivo.

La Transpyr es una prueba por equipos de dos o tres participantes debido a su dureza y por seguridad de los mismos, porque son pruebas no lineales. La gente que participa tiene dos perfiles, desde aventureros extremos que no son practicantes de este tipo de pruebas y la gente que sí lo es.

Françesc Sallent, director del evento ha recalcado ‘la acogida que ha tenido esta prueba en su segunda edición’, además asegura ‘que no sólo se practica deporte, sino que es un medio para incentivar el turismo en los lugares en los que se realiza esta prueba’. También ha destacado la participación femenina en esta prueba, ‘este año han participado diez mujeres, que conforman diferentes equipos mixtos y de las que se espera que en años próximos puedan participar en equipos únicamente femeninos’.

Dos de los participantes de esta prueba, Pau Zamora y Andreu Martinez han calificado la prueba como ‘dura, pero muy gratificante por los paisajes tiene la prueba’. Ambos participan por primera vez y les gustaría practicar en ediciones posteriores, pero primero tienen que terminar esta prueba de las que les queda tres etapas de recorrido. Consideran que ‘es una experiencia positiva, cada etapa es diferente’.

La siguiente etapa es este jueves, y su recorrido es de Jaca a Isaba, ochenta y cuatro kilómetros de recorrido y dos mil trescientos metros de desnivel positivo. Todo un reto que no está al alcance de todos.

Comentarios