Isostar Desert Marathon vela por el entorno de Los Monegros

Se acerca la hora de Isostar Desert Marathon, los días 16 y 17 de julio, el silencio de Los Monegros se romperá con el pistoletazo de salida de la carrera desértica más importante celebrada en el continente europeo. Más de 300 corredores se apartarán de la civilización para vivir dos días de competición extrema en uno de los parajes más impactantes de la geografía española. Y es que Isostar Desert Marathon no se podría concebir sin su estrecha relación con la naturaleza. De hecho, el desierto aragonés es una de las razones de ser de la prueba.

Isostar Desert Marathon se llevará a cabo bajo estrictos criterios ecológicos. Una de las medidas tomadas en este sentido es la de penalizar a aquellos corredores que se deshagan de cualquier residuo de forma indebida. Todo el material empleado en la prueba estará marcado con el dorsal del atleta, detalle que hará posible su identificación en caso de ser necesario. Para evitar esta situación, la organización repartirá una pequeña bolsa porta residuos a cada participante que tendrán que cargar a lo largo de toda la carrera y entregar al finalizar la competición.

En cuanto a la señalización del recorrido, se ha optado por no utilizar papelería, cintas de plástico ni nada añadido a los elementos del propio paisaje. El dibujo del trazado se indicará con spray de pintura biodegradable aplicada a las piedras, hitos del camino y con señales en el suelo. Esta pintura desaparece en unos de cinco días por el efecto de los rayos ultravioleta, no es corrosiva y evita que tras ese periodo de tiempo quede ningún tipo de rastro.

El campamento no podría estar fuera de las medidas sostenibles y contará con varios contenedores para separar los residuos que posteriormente se reciclarán. Por otro lado, el hecho de que la carrera empiece y termine en el mismo punto supone que una vez los corredores aparquen sus vehículos en la zona habilitada para ello en Los Monegros, no necesitarán volver a desplazarse en coche para seguir el trazado de Isostar Desert Marathon.

Una de las de las características más destacables de la carrera será la autosuficiencia por un doble motivo: porque los atletas deberán cuidar de sí mismos, portando con ellos todo el material necesario salvo el agua y la bebida isotónica Isostar, y porque el espíritu que inspira la prueba está basado en criterios conservacionistas, que abogan por la protección de la naturaleza y la búsqueda de un mínimo impacto ambiental en la zona donde se desarrollará.

El 16 y 17 de julio arranca el reto, comienza la primera edición de Isostar Desert Marathon, 110 km de lucha física y mental contra la distancia, el sol, el calor y la soledad del desierto.

Comentarios