Cuenta atrás para Pirineos Sur

En estos días de cuenta atrás para el XX Festival Pirineos Sur que arranca este jueves día 14 con el concierto de Rubén Blades, el director del Festival Internacional de las Culturas, Luis Calvo, ha recordado el tango de Carlos Gardel, “20 años no es nada”. Pero a la vez se comprueba que en estas dos décadas las cosas han cambiado mucho y cuando se observa con perspectiva los lejanos inicios de Pirineos Sur se advierte la magnitud de esa transformación.

Cuando se celebró la primera edición en el año 1992 la idea de “músicas del mundo” era un concepto que manejaba una especializada minoría de críticos musicales. En un país sin inmigración y todavía virgen en muchas vanguardias musicales, surgió Pirineos Sur como una modesta apuesta que nacía perdida en las montañas del maravilloso Pirineo aragonés.

La entonces presidenta de la Comisión de Cultura de la Diputación de Huesca, Eva Almunia, figura decisiva en la creación del Festival, recuerda que “era un momento en el que la música en vivo estaba cobrando vida en escenarios nuevos y diferentes”. La Diputación Provincial, apostó por vincular sus manifestaciones artísticas al entorno natural.

La primera edición se inauguró una heladora noche de julio con Ketama, y este año, 20 años después arranca Pirineos Sur este jueves con el concierto de Rao Kiao, de Portugal, y el panameño Rubén Blades. Este año artistas como Andrés Calamaro, Russian Red, Kiko Veneno, Ojos de Brujo y un largo etcétera pasarán por los diferentes escenarios del Festival Internacional de las Culturas, pero además de la música serán protagonistas las exposiciones, actuaciones para los más pequeños o los mercados del mundo, un amplio espectro de ocio enmarcado en Pirineos Sur, en el Valle de Tena.

Comentarios