Luisa Fernanda Rudi, primera presidenta de Aragón

Efe.- Las Cortes de Aragón elegían por mayoría, al filo de las 16.00 h. de este miércoles, a la que será la primera presidenta de la Diputación General de Aragón: la 'popular' Luisa Fernanda Rudi.

Los 67 diputados regionales votaban la investidura de la única candidata a presidir la DGA. Con 37 votos a favor y 30 en contra, Rudi era elegida presidenta autonómica tras siete horas de debate parlamentario. 30 de esos votos corresponden a los parlamentarios del Grupo Popular mientras que los siete restantes son de los diputados del Partido Aragonés (PAR), fruto del acuerdo de gobernabilidad suscrito por ambos para los próximos cuatro años.

De esta forma, Rudi recupera para el Partido Popular el gobierno de la Comunidad autónoma después de tres legislaturas en las que el socialista Marcelino Iglesias lideró el Ejecutivo aragonés gracias a un pacto con el PAR, ahora socio imprescindible del PP.

Rudi (Sevilla, 1950), que se ha convertido en la primera mujer en presidir el Gobierno de Aragón, ha conseguido la investidura tras anunciar, en el debate de investidura que se celebraba en las Cortes de Aragón, un «plan de choque», basado en la austeridad, para reducir la deuda de la Comunidad y una profunda reforma de la administración, además de auditar las cuentas públicas.

Rudi tomará posesión de su cargo este jueves a las 18.30 en el palacio de la Aljafería. Asistirán los principales lideres del PP, entre los que estará su presidente, Mariano Rajoy.

SIETE HORAS DE SESIÓN PARLAMENTARIA

Rudi, en su última intervención antes de que su proclamación, aseguraba que aspira a liderar un gobierno «de todos y para todos» y vaticinaba que cuando acabe esta VIII Legislatura estará en condiciones de decir, «con sentido de la responsabilidad», que en eso precisamente ha consistido su acción de Gobierno.

Una vez proclamada presidenta electa por el presidente de las Cortes, José Ángel Biel, los diputados de su grupo le aplaudían (no así los del PAR), y después ha recibido las felicitaciones de sus parlamentarios y de los del resto de grupos.

El portavoz del PAR, Alfredo Boné, advertía a Luisa Fernanda Rudi que el pacto no es un «cheque en blanco», sino «una UTE (Unión Temporal de Empresas) por el interés general de Aragón que debe trabajarse día a día». La portavoz del PSOE, Eva Almunia, reconocía la legitimidad del acuerdo del PP con el PAR, «bajo la supervisión y tutela del señor Rajoy».

La portavoz de CHA, Nieves Ibeas, rechazaba el programa de Rudi, porque representa «la derecha española más recalcitrante y neoliberal», mientras que Adolfo Barrena, portavoz de IU, le reprochaba la «vuelta al pasado» que supondrá la aplicación de su programa de gobierno, que incluye «medidas ultraliberales y de derechas».

Comentarios