Un concierto celebra la vuelta de las campanas de la Catedral restauradas

campanario Huesca campanas

Este sábado las campanas de la torre de la catedral volverán a sonar en Huesca. A las ocho de la tarde está previsto un concierto para celebrar su restauración. En él, el sonido de las campanas será protagonista con diferentes toques para mostrar la diversidad de señales utilizadas en Aragón.

Desde el mes de marzo 7 campanas han estado en Massanassa, un pueblo de Valencia, donde un artesano especialista las ha restaurado.El estado de conservación del bronce con el que fueron fundidas era bueno, pero era necesaria una limpieza en profundidad del metal, restauración del yugo de madera y de los apoyos.

Se trata de 6 campanas y un cimbalico. La campana más pequeña, denominada "Cimbalico Te deum", pesa tan sólo 19 kilos y fue fundida en 1915. Solía tocarse para avisar a los canónigos para asistir al coro. La campana "La Lucía" pesa 182 kilos y fue fundida en 1896. La tercera campana se denomina "La de oraciones o La Paciencia". Ésta pesa 244 kilos y fue fundida en 1818. La más antigua es la conocida como "La del Corpus o La de Prima". Data del año 1450 y pesa 356 kilos.

La más joven es "La Lorenza, La del Fosal o La de los Perdidos". Se la conoce por esas tres denominaciones, pesa 614 kilos y sustituyó a una campana anterior denominada "De los Perdidos". La quinta campana es "El Santo Cristo o La Mediana", que pesa 1.001 kilos y fue realizada en 1829. Finalmente, la más voluminosa es la conocida como "La María o La Mayor" que data de 1850 y pesa 1.158 kilos.

El antropólogo Francesc Llop, experto en analizar las campanas de las distintas catedrales españolas, es quien elaboró un exhaustivo estudio de las siete campanas, su estado de conservación y las posibilidades de restauración.

Comentarios