Mercedes Peón ofreció una propuesta atrevida en Pirineos Sur

En el escenario del Festival Internacional de las Culturas de Sallent de Gállego en la noche del lunes Mercedes Peón, presentó un espectáculo fresco y rico en la propuesta, aunque difícil de entender para algunos fuera del contexto preciso. Sin duda es una de las grandes innovadoras de la música popular no solo de la Península, sino de todo el continente. Una propuesta atrevida, innovadora, que en algunas ocasiones choca con los defensores de la música de raíz en estado puro.

Su espectáculo sorprende desde la puesta en escena. Sonidos de clarinete (Fernando Abreu), percusiones (Manuel Cebrián), con Manuel Alonso sampleando, la espléndida voz de Ana García y ella, totalmente vestida de negro, dirigiendo desde el centro del escenario, cantando, tocando la gaita, el clarinete, las percusiones. Una artista en continua evolución desde aquel primer concierto en el Strictly Mundial de Zaragoza en noviembre de 2000, que nos recordó en el bis, Isué, que cerró el espectáculo invitando a la participación a los asistentes que llenaban la explanada de los Mercados del Mundo en Sallent de Gállego.

Decena y media de canciones, casi hora y media de espectáculo que fue de menos a más. El comienzo sorprendió a los que la desconocían y esperaban encontrarse con la artista femenina gallega que difunde la música de su país, manteniendo los ritmos y temas tradicionales con una visión actual. Peón no reinterpreta, crea, compone, desarrolla y experimenta de una forma muy contemporánea, original, diferente, que la han convertido en una de las grandes referencias de las músicas del mundo a nivel europeo. Aunque la base son los samplers grabados, también se atreve con temas tradicionales a capella, acompañándose solo de la pandereta o de la voz de Ana García.

Espectáculo fresco y rico en la propuesta, aunque difícil de entender para algunos fuera del contexto preciso. Como ocurre con su espectáculo unipersonal, con el que está viajando por los festivales más importantes de Europa, donde una singular atmósfera electroacústica envuelve las músicas tradicionales de Galicia, ayudando en que su difusión llegue a sectores más amplios de la población.

Comentarios