Miguel Poveda y el homenaje a Manuel Tejuela en Pirineos Sur

2004042020 poveda1.jpg

El Festival de la Diputación Provincial de Huesca recibe este sábado en Lanuza a Las tribus urbanas de Pirineos Sur que fondean en el flamenco. Las aguas de Lanuza se visten de gala para recibir al que es, probablemente, el cantaor con más proyección del momento, Miguel Poveda, y a uno de los grandes maestros y leyenda viva del flamenco, Manuel Tejuela, a quien se le rinde un más que merecido homenaje.

El espectáculo Aramenco, palabra que surge de la fusión de Aragón y flamenco, liderado por el guitarrista Manuel Santiago, completa una noche ideal para descubrir el sentimiento flamenco en estado puro, sus amplias posibilidades y el influyo de Tejuela en un arte que recientemente ha sido declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Estas son las líneas maestras de una noche que ya ha sido calificada de “histórica e irrepetible”, y por más de un motivo. Primero porque llega a Lanuza uno de los cantaores más influyentes y reconocidos del momento, Miguel Poveda. Nacido en Badalona, ya en el año 2007 recibió el Premio Nacional de Música por, “su gran calidad y versatilidad y por el interés que ha generado en otros ámbitos de la creación”. Su rigor y su valentía a través de propuestas innovadoras le han llevado a ganarse la admiración y el respeto que solo los grandes maestros como Enrique Morente logran entre público y crítica.

La calidad de su trabajo le ha llevado a participar en los principales festivales internacionales, actuando en escenarios tan importantes como el Odeón de París, el Carnegie Hall y el Lincol Center de Nueva York, el Teatro Colón de Buenos Aires, el Parco della Música en Roma o el Sadler´s Wells de Londres. Su inquietud y su compromiso artístico han llegado a la pantalla inundando de garra, pasión o desgarro, según exigiera el guión, películas como “La teta y la luna”, de Bigas Luna, “Fados y Flamencos”, de Carlos Saura, o “Los abrazos rotos” de Pedro Almodóvar.

Su influencia se puede apreciar en las múltiples colaboraciones que ha realizado con músicos nacionales e internacionales: Santiago Auserón, Enrique Morente, Eva Yerbabuena, Martirio, Antonio Carmona, Pasión Vega, María del Mar Bonet o Mariza. Su arte y su sentimiento han quedado grabados, hasta la fecha, en 8 discos –el último un CD doble en el que homenajea a la copla, “Coplas del querer”- y estos días ya está preparando el siguiente.

La noche también será histórica porque sobre el escenario de Lanuza se reunirán 25 flamencos aragoneses para homenajear a un maestro de maestros y leyenda viva del flamenco, Manuel Tejuela. Su profundo sentimiento y su compromiso con un arte que ha divulgado, contagiado a jóvenes talentos toda su pasión, se podrá ver en esta emotiva jornada de Pirineos Sur. A la experiencia de Manuel Tejuela se le sumará el reconocimiento y el agradecimiento de algunos de sus discípulos más aventajados. Alejandro Monserrat, Nacho “El niño”, David Tejedor, El Patas, Josué Barrés, Constancio Pradas o Paquito de la Serrana, tomarán el escenario de Lanuza para agradecer al maestro su labor, su influjo y la constante e inagotable inspiración que han encontrado en él.

El broche a este sentido reconocimiento será el espectáculo Aramenco. Bajo la dirección del guitarrista Manuel Santiago, guitarrista de Camarón o del bailaor Antonio Canales, Aramenco es una propuesta innovadora en el que se mezclan, pero no se agitan, el flamenco y la jota aragonesa. En Aramenco ambos géneros mantienen su esencia. La música flamenca es la base, la vía de unión, para que se entiendan la jota aragonesa y el flamenco, manteniendo cada uno su identidad.

Bajo la batuta de Manuel Santiago, Aramenco reúne a jóvenes valores del flamenco oscense, como Teto, Tutero, Gamba, Raúl de Molotes, Nano o Marquitos, con importantes y destacados joteros, como Roberto Ciria, Juanjo Almarza y Jairo Périz, además de los músicos José Ubierna y José Barrés.

Comentarios