Pequeñas Cosas…Hormigas

Cristina Pérez Diego

Este año las hormigas están especialmente parranderas. ¿Ha notado usted que tiene más de la cuenta?; será el tiempo, será lo que sea pero no las pierda de vista porque irán colonizando su casa poco a poco, en silencio, como quien no quiere la cosa.

Se hacen las locas. Una sale por la encimera de la cocina en una operación de despiste, mientras el resto de compañeras toman el mueble bajo del salón donde guarda las pipas. De esta forma, con dos frentes que combatir, nos invade el nerviosismo y no sabemos qué estrategia seguir. Pero ellas si, ellas sí lo saben. Tienen su campamento base en algún recóndito lugar entre el alicatado y la pared y saben en qué momento usted no está en casa. Entonces salen, recorren en silencio su domicilio, observan su intimidad y si usted llega antes de lo previsto, las verá correr como locas hacia algún lugar porque, como son listas, no van todas al mismo sitio sino que, en otra maniobra de despiste, cada cinco o seis tiran para lugares diferentes…el mundo hormiga.

Además, las hormigas, son genéticamente kamicaces. Porque, aún sabiendo que usted está inmóvil en la cocina esperando el momento, dibujan en la pared blanca una fila interminable que casi da pena romper. Si usted es de los que prefiere no matar a estos simpáticos animalitos minúsculos, sepa que no se lo van a agradecer. La hormiga piensa en su colonia en su reina y en abastecer a su poblado y si, para ello, abusa de su confianza, lo hará sin ningún pudor. Desde la encimera, hasta los trapos de cocina, el desagüe y, el portátil. Su curiosidad no tiene límites.

Inteligentes, trabajadoras, minuciosas, perseverantes pero pesadas, muy pesadas, estrategas, eternas… inacabables…el mundo de la hormiga,

Comentarios