La ocupación hotelera en Aragón ha descendido en un 35% frente a 2010

Desde el comienzo del verano, la ocupación hotelera en Aragón ha descendido en casi un 35% respecto a los meses de junio y julio del año pasado. Es un porcentaje en el que coinciden los empresarios del sector de la nieve, del turismo rural y de las agencias de viajes, que esperan que la situación mejore en Agosto.

Los aragoneses retrasan cada vez más la compra de paquetes turísticos, trayectos en avión o tren y evitan pagar alojamientos en hoteles, optando por los hostales o las pensiones con precios más económicos. Las promociones y las ofertas no están surtiendo el mismo efecto que en años anteriores. Las agencias de viajes consideran que este se el peor verano desde que comenzó la crisis.

Los aragoneses no renuncian del todo a sus vacaciones pero sí se van menos días. Cambian la costa por el interior y también por el turismo rural.

Desde la central de reservas confirman esta disminución en la ocupación hotelera. Su gerente, Ricardo Sánchez, asegura que la razón de este descenso viene en parte por la inestabilidad del tiempo, que hace que muchas personas no confirmen sus reservas hasta el último momento.

Un ejemplo donde se está notando este mal momento se puede ver en la ocupación hotelera en el Pirineo, donde incluso se están bajando los precios para atraer más turismo.

El turismo verde sí que está teniendo una mejor acogida entre los aragoneses. Gracias a ello,los pueblos de la provincia de Huesca están aguantando mejor las malas cifras de ocupación de estos meses de verano. La razón: cada vez son más los que buscan unas vacaciones relajadas, lejos de las grandes ciudades y a un módico precio.

Comentarios