La gente sigue viajando a pesar de la crisis

Autobús, viajes, carretera, transporte

Las agencias de viajes no escapan a las consecuencias de la crisis económica, pero aunque los clientes de este sector rebajen su presupuesto, se sigue viajando. Este verano el destino estrella son los cruceros y las costas debido a las ofertas que están sacando, desbancando otros destinos que eran los favoritos del verano pasado. Pero no sólo la economía condiciona los destinos a la hora de viajar, factores como los conflictos bélicos, inestabilidad política y fenómenos meteorológicos adversos pueden hacer que un destino deje de ser el preferido de los ciajeros.

La crisis se ha notado en los viajes ya que son de segunda prioridad, pero los que no escatiman en gastos son los recién casados para sus lunas de miel. Los cambios meteorológicos o los problemas políticos también influyen a la hora de elegir un viaje.

En cuanto a la crisis económica, esta ha repercutido en los viajes pero la gente sigue viajando aunque acorten sus estancias, tal y como explicaba Lourdes, de Viajes Arán, en Jaca.

La situación política de un país o la meteorología también hacen que un destino sea demandado o no. Los tsunamis, huracanes o terremotos descartan destinos que de otra manera serían paradisioacos. En cuanto a los temas políticos influyen a la hora de elegir destino, ya que la gente quiere viajar sin tener problemas. Es el caso de destinos cómo Túnez que ha pasado ‘de ser un destino estrella a no demandarse nada este verano, en cambio Egipto está empezando a despuntar’.

A pesar del internet la gente sigue acudiendo a las agencias de viaje para solicitar sus servicios, y es que sigue habiendo gente que prefiere un trato más familiar.

Este verano el crucero por el Mediterráneo es el destino estrella para viajar sobre todo las familias, ya que visitan distintos destinos o se quedan en el propio barco donde disfrutan de diversas actividades. Las personas mayores solicitan viajes variados, desde balnearios para los más tranquilos o islas cómo Canarias o tours en autobús para los más movidos y a pesar de su exigencia son los más agradecidos. Los jóvenes con una economía baja pueden viajar a destinos de costa cómo Cambrils o Salou y si la economía se lo permite podría realizar un viaje de más días a las Islas Baleares. Las parejas en cambio prefieren relajarse, combinando la playa con visitas culturales.

Comentarios