La Feria Taurina de San Lorenzo en la UCI

Luis Abadías

La Feria Taurina de San Lorenzo necesita urgentemente un aliciente y un cambio, tanto para los aficionados como para los toreros, para salir de la situación en la que se encuentra actualmente. Desde hace algunos años se ha ido perdiendo la fuerza y el interés que despertaba la llegada de la feria oscense en el mundo taurino nacional. La intervención debe ser rápida porque el enfermo se nos va lentamente y sin que nadie haga nada por evitarlo.

Varias han podido ser las causas y los errores que han llevado a la Feria Taurina de San Lorenzo a pasar con más pena que gloria en los últimos años. Después del largo periodo de Justo Ojeda, llegaron los cambios en un corto espacio de tiempo con la llegada de Torosanda y luego de Toros del Ebro. Cuando Millares conseguía cogerle el punto a la feria llegó el polémico concurso que cedía los trastos a Toros del Ebro que no comenzó con buen pie el año pasado y que ahora se ha encontrado con un ambiente enrarecido que tampoco ayuda, y cambios debido a los recortes por la crisis que están en boca de todos.

Otro tema importante son los toreros que se han dado cuenta que una mala tarde en Huesca no significa nada y que además es un buen sitio de paso para ganarse unos cuartos, hacer noche y afrontar otras ferias con mucho más nombre en los días siguientes. Y qué decir de las ganaderías con auténticos fiascos que han terminado de desencantar a los buenos aficionados y a los menos, que también cuentan y mucho en Huesca.

Podíamos seguir con otros puntos que han terminado de desprestigiar a la feria oscense que ya no tiene repercusión en los principales programas radiofónicos donde era habitual tener muchos minutos (antes, durante y después de los festejos), e incluso en Tendido Cero, referencia televisiva de la información taurina, donde Huesca no existe desde hace también unos años.

Se presenta un año difícil por la situación económica que supone un freno para acudir los cinco días de feria a la plaza por lo que no esperemos que este sea el que permita reflotar a Huesca. Además se echan de menos algunos toreros y combinaciones que puedan tener un mayor encanto para todo tipo de aficionados. Y qué decir de la corrida concurso….. eso merecería otro comentario aparte, empezando desde que apareció en la oferta de Toros del Ebro hasta toda la polémica vivida en los carteles de este año.

De todas formas vamos a ser algo positivos y, con lo que hay, esperamos que por lo menos se pueda ver una Feria Taurina de San Lorenzo que empiece a dar muestras de recuperación para salir cuanto antes de la UCI.

Comentarios