Ibercaja aprueba el nacimiento de su filial bancaria

La asamblea de Ibercaja aprobaba este martes, en sesión extraordinaria, la creación de Ibercaja Banco, SA, y el traspaso de la actividad financiera a esta nueva figura. Ibercaja será accionista del 100% de la nueva sociedad, cuyos dividendos revertirán en la Obra social. También se aprobaba la modificación de Estatutos, y se daba entrada a un nuevo grupo en representación de las entidades sociales.

Tras analizar los cambios que se están produciendo en el sistema financiero español, la asamblea tomaba esta decisión con objeto de permitir que la Caja disponga de los instrumentos necesarios para seguir creciendo y mantener su posición de entidad de referencia en el sistema financiero español.

Esta nueva estructura facilitará el cumplimiento de los objetivos fundacionales y de las exigencias del mercado en cuanto a rentabilidad y solvencia, sin variación del modelo de gestión de Caja, cuya calidad ha sido contrastada por el mercado. El presidente de Ibercaja, Amado Franco, aseguraba que la entidad mejorará su actividad, sin que varíe la filosofía de gestión. Además se mantiene su identidad corporativa como caja de ahorros. Una decisión que Franco ha calificado de “histórica”, ya que va a permitir mejorar la accesibilidad a los mercados. El presidente señalaba, además, que el acuerdo adoptado es un requisito indispensable para que Ibercaja siga siendo un referente. “La filial es un medio, pero los fines, -asegura-, son los de la Caja”.

En dicha asamblea también se modificaban los Estatutos y el Reglamento de Elecciones para adaptarlos a los últimos cambios legislativos nacional y autonómico. De acuerdo con estos cambios, se ha constituido un nuevo grupo denominado “Entidades representativas de intereses colectivos”, en el que se da entrada en los Órganos de Gobierno a entidades benéficas dedicadas a prestar servicios de asistencia social: Fundación Federico Ozanam, Fundación Ramón Rey Ardid, Fundación Virgen del Pueyo, Fundación Picarral, Coordinadora de Asociaciones de Personas con Discapacidad de Huesca (CADIS), Cooperación Internacional ONG, y Asociación Española contra el Cáncer.

 

De los siete consejeros generales que lo componen, la asamblea general elegía un vocal del Consejo de Administración y otro para la Comisión de Control en representación de dicho grupo: Francisco Ratia y Mª Teresa Soro, respectivamente.

Amado Franco explicaba que el proceso de reestructuración sectorial todavía no ha concluido y la Caja está abierta a estudiar alianzas y operaciones con otras entidades, siempre que no se ponga en riesgo la estabilidad financiera de Ibercaja.

Para el director general, José Luis Aguirre, ésta es una gran oportunidad para la Caja para seguir creciendo y mantenerse como referente por la calidad de los servicios financieros que ofrece.

Ibercaja, a 31 de diciembre de 2010

La segregación de activos y pasivos bancarios desde Ibercaja a Ibercaja Banco S.A. se lleva a cabo partiendo del balance de la entidad a 31 de diciembre de 2010. En esa fecha Ibercaja registraba 44.988 millones de euros de activo; en el ejercicio gestionó un volumen de actividad de 82.089 millones de euros y obtuvo un beneficio de 104 millones. Ibercaja posee 1.076 oficinas en toda España y tiene 4.920 empleados. En la actualidad es líder en sus territorios tradicionales de Aragón, La Rioja y Guadalajara y es la tercera caja de Madrid, con 195 oficinas.

En el contexto de la crisis, Ibercaja ha destacado por su capacidad para preservar sus fortalezas. En solvencia, posee un 9,7% de core capital y un 10,23% de capital principal, lo que la sitúa entre las más elevadas del sector. Respecto a la liquidez, Ibercaja dispone del 12,04% del activo y en morosidad, registra un ratio del 3,67%, cuando la media del sistema era, en la misma fecha, del 5,81%.

Comentarios