Kiko Veneno y Russian Red en el auditorio de Pirineos Sur de Lanuza

De camino al último fin de semana del XX Festival Internacional de las Culturas ofrece este jueves por la noche en el escenario de Lanuza un concierto don artistas destacados del panorama musical español, Russian Red y Kiko Veneno. La velada se presenta como una caricia sonora llena de creatividad y en la que convivirán la juventud y proyección de Lourdes Hernández junto a la experiencia, la constancia y la originalidad de quien ha sabido combinar como nadie los ritmos aflamencados con el pop.

Con esta atractiva y sugerente propuesta comienza un fin de semana en el que el Festival de la Diputación Provincial de Huesca se despedirá hasta el próximo año. Una despedida en la que las Tribus Ibéricas, después de recorrer Galicia, Andalucía, Castilla y León, Portugal, Cataluña, el País Vasco o Aragón, proponen un viaje por las tierras madrileñas, lusas, catalanas, andaluzas y canarias, antes de llegar al punto de encuentro entre Aragón y Marruecos que han creado los Titiriteros de Binéfar con el École Nätionale de Cirque Shems’y de Rabat, que el domingo 31 de julio podrá fin a este XX Pirineos Sur.

Pero antes de ello, Lanuza respirará sensibilidad este jueves. La dulce voz de Russian Red, o lo que es lo mismo Lourdes Hernández, ha cautivado al público desde que se diera a conocer en el año 2008. Al principio, las redes sociales y el boca a boca fueron las principales vías para dar a conocer a una solista de apariencia frágil y una capacidad innata y asombrosa para trasmitir emociones al público. Pero pronto todos quisieron conocer a una chica que se había puesto el nombre de una marca de pinta labios y que cantaba en un inglés perfecto. Entre el año 2008 y 2009, Russian Red ofreció más de 200 conciertos por los principales escenarios y festivales de España y Europa, convirtiéndose en una de las artistas revelación del territorio nacional con mayor proyección. Festivales como el FIB, el Jazzaldia o el Primavera Sound fueron los primeros en apostar por una joven que ya estaba calando en o países como Costa Rica, Bélgica, Argentina o Estado Unidos.

Su primer trabajo, “I love your glasses” vendió 400.000 copias y fue disco de oro. Éxito que se vio refrendado con la obtención de numerosos premios: Pop Eye al Mejor Disco Revelación 2008, Mejor Voz Femenina 2009 y tres nominaciones a los Premios de la Música, entre otros. El cine, fue candidata a los Premios Goya como Mejor Canción Original de 2010 por su canción en Habitación en Roma de Julio Medem, y la publicidad, la campaña de Häagen Dazs, también se ha fijado en la atracción que genera la joven madrileña.

Tras un año de merecido descanso, Russian Red ha regresado con su segundo trabajo, “Fuerteventura”, con el que continúa cautivando y llamando la atención, tanto en España como en Europa. Su nombre es uno de los más presentes y reclamados en las propuestas musicales de verano de nuestro país y otros territorios europeos.

Kiko Veneno, por su parte, es uno de los grandes nombres de la música actual española. Fue el inventor de una fórmula que ha sido copiada por muchos pero sin llegar a alcanzar la maestría del genio andaluz. Nadie ha sabido fusionar como él los ritmos flamencos y el pop, creando un lenguaje nuevo, propio y personal en el que el día a día, las penas y los problemas son analizados con toda la luz de Andalucía rebajando su dureza y ofreciendo una visión positiva y vital. Sin embargo, su carácter visionario y adelantado a su tiempo no fue bien entendido hasta la década de los 90 y eso que en 1977 Kiko Veneno, con los hermanos Raimundo y Rafael Amador, sacó uno de los discos más revolucionarios del panorama español. Fue a partir de “Échate un cantencito” (1992) cuando el universo personal de Kiko comenzó a ser comprendido. Temas como “Joselito”, “Echo de menos” o “Lobo López” calaron hondo entre el público y hoy en día siguen siendo grandes clásicos de las noches españolas.

El universo creativo y mágico de Kiko Veneno ha seguido creciendo y ganado adeptos en sus siguientes trabajos: “Está muy bien eso del cariño” (1995), “Punta Paloma” (1997), “Puro veneno” (1998), “La familia pollo” (2000) o “El hombre invisible” (2005), trabajo que ya editó con su propio sello musical, Elemúsica.

Comentarios