La longaniza de Graus consigue reunir a más de 9.000 personas

San Sebastián, Zaragoza, Binéfar o Lérida son sólo algunos de los puntos de los que llegaron las personas que pudieron degustar la longaniza de Graus. El Día de la longaniza cumplía veinte años y lo celebraba repartiendo más de 1.000 kilos de este producto. Unas 9.000 personas pudieron degustar el sabor de este embutido en una tarde – noche en la que, sin duda alguna, la longaniza fue la principal protagonista. El embutido, la cocción y el reparto fueron seguidos por numeroso público que disfrutó también de las actividades paralelas como el mercado de época, los juegos infantiles o las actuaciones musicales.

Aventín, Melsa y Maella, las tres empresas cárnicas que forman parte de la Asociación de Fabricantes de Longaniza de Graus, volvieron a unirse, una vez más, para elaborar la parrillada más grande del mundo de la que salieron unas 10.000 raciones de longaniza. Desde la organización, Ramón Balaguer afirmaba que, en esta edición se batían records tanto de asistencia como de preparación. Destacaba el cumplimiento del horario previsto y afirmaba que, además de probar la longaniza, la gente también se animaba a comprar, en los establecimientos, el producto, uno de los principales objetivos de esta fiesta.

Una de las novedades de esta edición era la inclusión de la figura del Tastador de la longaniza de Graus, que recaía en el periodista Antonio Angulo, quien agradecía este reconocimiento. En sus palabras, destacaba la importancia de éste en el pasado, cuando, contaba, había “más días que longaniza” y se tenía que racionalizar muy bien el embutido. Fue él el encargado de dar el visto bueno nada más cocerla.

El presidente de la Comarca de la Ribagorza, José Franch, que también colaboraba en el reparto de longaniza a los asistentes, resaltaba que era un día clave para toda la comarca porque no sólo se da a conocer la longaniza, también sirve para promocionar otros productos del territorio.

José Antonio Lagüens, alcalde de Graus, vivía emocionado su primera Fiesta de la longaniza en el cargo. Afirmaba que, a pesar de haber estado muchos años en ella, esta edición, tenía un carácter muy especial para él.

La jornada resultó ser todo un éxito, tanto por la organización del evento como por la asistencia de público, y salvo un pequeño problema al comienzo del embutido, no hubo ningún tipo de incidencias.

Gran parte de quienes degustaron la longaniza pasearon antes por el mercado de época situado en el casco antiguo en el que, además de poder comprar piezas de artesanía, se hizo una demostración de oficios perdidos.

Comentarios