Nolasco ya tiene preparados a sus jugadores

El Balonmano Huesca presentaba oficialmente su plantilla para la temporada 2011/2012, la primera del equipo en categoría ASOBAL. Al acto acudían todos los jugadores a excepción de Álvaro Ruiz, que tras disputar el campeonato júnior celebrado en Grecia, se incorporará a los entrenamientos una semana más tarde. Arranca así la pretemporada del equipo con el objetivo de llegar al día 10 de Septiembre en el mejor estado de forma.

Era esta la primera ocasión de ver junto al equipo que bajo las ordenes de José Francisco Nolasco afrontará la primera temporada del Balonmano Huesca en la categoría máxima del Balonmano. A los jugadores que ya formaban parte de la plantilla en la pasada temporada: Javier Bertos, Raúl Bartolomé, Javier Ancizu, Marco Escribano, Alex Álvarez, Julio Rodríguez, Ibai Cano, Daniel Montero, Carlos Grau, Emilio Esteban y Marco Mira; hay que sumar las altas de Víctor Tremps, Milos Pesic, Federico Vieyra, Joan Saubich, Blaz Voncina y el ausente Álvaro Ruiz.

José Francisco Nolasco señalaba la humildad como clave para llegar al lugar donde están y determinante para hacer una buena actuación en esta temporada que va a ser “histórica”. Desde el equipo se sabe que hay pistas en las que el Balonmano Huesca tendrá más posibilidades que en otras, pero manteniendo la personalidad en el terreno que demostraron el año pasado podrán hacer una buena actuación tanto en unas como en otras.

El presidente, Francisco Giné, señalaba que en la directiva tenían ya ganas de perder protagonismo y que “comience la parte deportiva”. También se pide a los jugadores que den “todo lo mejor de si mismos”, para devolver así todo lo que el apoyo que la ciudad de Huesca está dando al equipo.

Una vez presentada, la plantilla comenzará a entrenar en sesiones de mañana y tarde. Centrándose en el físico en la sesión matinal y trabajando más en pista y con balón en la sesión de por la tarde. Hasta el día 16 y con motivo de las fiestas de San Lorenzo el equipo entrenará en el Pabellón Juan XXIII.

Comentarios