Más de 1000 musulmanes guardan el Ramadán en Huesca

2004101919 ramadan.jpg

Los más de 1000 musulmanes que practican el Islam en Huesca han comenzado el Ramadán. Es su mes sagrado, en el que deben cumplir con las obligaciones de ayuno establecidas. A las dificultades que conlleva el cumplimiento de sus preceptos se suman las de vivir en un país no musulmán y en una ciudad en la que el mes de agosto es un mes más festivo que ninguno. El número de musulmanes aumenta, las dos mezquitas de la ciudad se quedan pequeñas y están buscando un espacio más grande.

Este año el Ramadán es en el mes de agosto porque viene marcado por el calendario lunar. Desde las 5 de la mañana hasta las 9.25 de la tarde los mayores de 15 años tienen prohibido comer, beber, incluso agua, o mantener relaciones sexuales.

El ayuno durante el día es considerado como un medio y una manifestación de la capacidad de autocontrol del creyente sobre las demandas de su propio cuerpo. Están exentas las personas enfermas y por difícil que parezca aseguran que es más fácil sobrellevarlo cuando trabajan que con el tiempo libre. Otro problema añadido en Huesca es el ambiente de las fiestas de San Lorenzo.

En 1994 se abrió la primera mezquita de la ciudad, en la calle Tenerías, desde entonces el número de musulmanes ha crecido y se ha abierto otra, pero de todas formas buscan un espacio más grande.

Un espacio en el que puedan tener una biblioteca, una sala de charlas y zonas diferenciadas para hombres y mujeres, porque ahora las mujeres no tienen un lugar en el que rezar.

Al acabar el Ramadán, a final de mes, celebrarán la Fiesta del Cordero en el polideportivo Juan XXIII.

Comentarios