ASAJA Aragón pide a la DGA que trabaje en la búsqueda de soluciones en el sector frutícola

Desde la organización ASAJA se pide al gobierno regional que dé “prioridad absoluta” en la Consejería de Agricultura a la situación del sector frutícola aragonés, que está soportando una campaña nefasta, con precios un 50% más bajos que la campaña 2010, con las cámaras llenas de fruta, con una meteorología que no ayuda en nada al consumo y con unas medidas por parte de la UE claramente insuficientes.

ASAJA la recuerda a la DGA que el sector frutícola es un auténtico motor económico, por su aportación a la producción agraria, su peso en el sector agroalimentario y su incidencia sobre el empleo.

El Presidente de ASAJA Aragón, José Manuel Cebollada, ha sido tajante al demandar “toda la atención del mundo a nuestra presidenta Luisa Fernanda Rudi y al nuevo consejero, Federico García, hacia el sector de la fruta, que está en pleno ecuador de la campaña, con unos precios ruinosos, con la confianza de los consumidores muy baja por culpa de la crisis de los pepinos, las temperaturas del verano que no ayudan, las cámaras están llenas de fruta que no tiene salida y este año encima se ha superpuesto en el mercado mucha fruta que antes llegaba más escalonada. Lo de este año es una catástrofe en toda regla”. En la organización se teme que agosto, habitualmente mes inhábil para la política lleve a la ruina absoluta a nuestros melocotones y nectarinas, y las administraciones no aporten las soluciones necesarias.

En la misma línea se pronunciaba Fernando Luna al apuntar que “nuestros fruticultores no entienden de vacaciones y necesitamos que nuestros políticos estén con nosotros en estos momentos tan duros y de tanta incertidumbre. Las llamadas de atención de los productores en julio no han obtenido el resultado deseado: la retirada aprobada por la CE alcanza escasamente los costes de producción y solo llega para el 5% cuando pedíamos el 15%; también deja fuera a los productores que no están en OP; necesitábamos el carácter retroactivo de la medida desde mayo y solo han aprobado desde mitad de julio y además dejan incógnitas como la qué fecha de retirada así como los medios y el personal necesarios para la retirada y las fechas de pago, etc. La DGA debe estar muy atenta y defender codo con codo con el MARM a nuestros fruticultores o asistiremos a la destrucción de un sector vital para la economía del sector primario aragonés”.

Comentarios