Zorita cambia al equipo médico y pone límites a las localidades de la Banda de Música

Castella, Feria Taurina San Lorenzo 08

La empresa taurina Toros del Ebro, responsable de la gestión de la Feria Taurina de San Lorenzo, ha decidido cambiar al equipo médico de la plaza de toros de Huesca. Este cambio responde a criterios económicos y el empresario Ignacio Zorita asegura que “hay caprichos que no tenemos por qué pagar”. Lo mismo dice de la Banda de Música. Su asistencia no está todavía zanjada porque no hay acuerdo sobre el número de localidades que la empresa debe ceder a los músicos. Además se ha confirmado que Cayetano causa baja al encontrarse lesionado en el cartel del día 10 y su sustituto será Sebastián Castella.

Desde la empresa Toros del Ebro se alega que no tienen ninguna obligación de contratar a nadie, que son profesionales “de toda la vida”, saben dónde buscar lo que necesita una feria taurina y que deben trabajar por ajustar el presupuesto. Añade que no tienen noticias de que la Banda de Música no vaya a asistir, pero que deben poner límites a las localidades cedidas, y que “si no asiste la Banda de música de Huesca, irá otra”. Asegura que con 15 localidades hay más que suficiente para el acompañamiento musical de la Feria, y que la Banda pide unas 70.

Respecto al servicio sanitario obligatorio, para una plaza como la de Huesca, asegura que se ha cambiado de profesionales por criterios económicos y que serán sustituidos por otro equipo habituado a estos servicios y que “se ajustan al reglamento”.

Por su parte la unidad que ha cubierto la Feria los últimos 27 años asegura que el recorte que se planteaba era demasiado drástico, de casi el 50%, y que no podían aceptarlo. José Luis Gracia, el cirujano encargado desde que se formó esta unidad, asegura que Zorita planteaba unas condiciones inadmisibles y que las 10 personas implicadas no podían hacer ese esfuerzo añadido. Un equipo médico de gran tradición que se ocupaba desde las lesiones de las vaquillas, en ocasiones hasta 30 diarias, hasta las graves cogidas a los toreros. Recuerda de forma especial la del matador Padilla, hace unos pocos años. Sin cornada supieron diagnosticar la gravedad de la lesión, tratarlo, enviarlo al hospital San Jorge y “salvar su vida”

Comentarios