Comienza el Triduo a San Lorenzo, primero de un buen número de actos religiosos

Peana, San Lorenzo, Basílica, procesión, 10 agosto

La Parroquia de San Lorenzo, junto con la Cofradía de Caballeros de San Lorenzo, han organizado, un año más, el Triduo Solmente, que se celebra los días 7, 8 y 9 de agosto. La celebración, cada día, comienza a las 19:30 horas, y contará con exposición del Santísimo, Rosario, Preces al Santo, bendición y Eucaristía. Tras ella, se dará a besar la Reliquia y se cantará el Himno a San Lorenzo.

Cada uno de estos días, un sacerdote será el encargado de predicar en la misa. El día 7, era José Antonio Satué, párroco de Sariñena. El día 8, José Antonio Monreal, párroco de San José, y el martes día 9, Nicolás López, vicario general de la Diócesis de Huesca.

Por cierto, que el Triduo del día 9, como cada año, tendrá lugar antes de las Solemnes Completas, que se celebrarán a las 9 de la noche.

Hay que recordar que hace dos años se cumplió el 1750 aniversario del martirio de San Lorenzo, fecha que coincidía además con los 400 años de la primera piedra del actual templo y el 50 aniversario de la consagración de la Basílica de San Lorenzo.

Los actos religiosos no finalizan aquí. El miércoles día 10, festividad de San Lorenzo, se rezará el Rosario de la Aurora a las 7 de la mañana, en el interior de la Basílica. Se celebrará la Eucaristía a las 7:30, 8:30, 9:30, 10:30 (Pontifical), 13:00 y 20:00 horas.

La Misa Pontifical, en la que entrarán bailando los danzantes a la Basílica, estará presidida por el Obispo, Julián Ruiz, quien pronunciará la Homilía. En la parte musical, actuarán la Coral Oscense y el Coro Ars Musicae del Conservatorio de Huesca. Al órgano, Conrado Betrán y dirigirá Antonio Viñuales.

Por otro lado, el 11 de agosto, también se celebrará la solemne Misa de Cofrades, de la Cofradía de Caballeros de San Lorenzo. Será presidida por Damián Iguacen, obispo emérito de Tenerife, y la parte musical estará a cargo de la Agrupación Folclórica Santa Cecilia, bajo la dirección de Enrique de Ossó.

Comentarios