Música contemporánea en la inauguración del Ciclo de Órgano de Torreciudad

El trompetista californiano Gary Dilworth y la organista titular del santuario, Maite Aranzabal, inauguraron el pasado viernes el Ciclo Internacional de Órgano de Torreciudad. El original repertorio tuvo como protagonistas, entre otros, a compositores norteamericanos del siglo XX, cuatro de los cuales todavía viven. Los intérpretes eligieron piezas alegres, fáciles de escuchar, para facilitar la difusión de las nuevas tendencias. También ofrecieron algunos pasajes clásicos a un público que respondió a las expectativas y llenó prácticamente el templo.

Los asistentes apreciaron especialmente los tradicionales espirituales negros, sobre todo Sometimes I Feel Like a Motherless Child, armonizado por D. Hunsberger. El concierto incluyó un Allegretto de E. Ewazen, la impactante obra de A. Vizzutti, The Sea (El mar), en la que la característica expresividad del autor logra sorprendentes efectos asociados al fragor de las olas conseguidos con la registración del órgano, y la conocida Sonata en Re mayor de H. Purcell, en la que Dilworth ofreció una magistral interpretación con la trompeta “piccolo”.

Otras piezas que pudieron escucharse fueron un Preludio de G. Pierné, obra de gran fuerza en la que los arpegios crecen en un continuo crescendo, semejando a una catarata que brota de los tubos del órgano, el Cantabile del compositor belga C. Frank, el Concert Scherzo de A. Arutunian, quizá la obra más compleja tanto a nivel interpretativo como de entendimiento por parte del público, y el Minué de la “Suite Gótica”, del alsaciano L. Böellmann, de construcción sencilla pero gran fuerza musical. La elegancia y sabor españoles quedaron reflejados en la Andaluza de Granados.

El estreno de la obra del joven compositor americano L. Moise, Waiting for God’s Light (Esperando la luz de Dios), superó todas las expectativas. La génesis de la pieza se sitúa en Bucarest, ciudad en la que, disfrutando de una beca Fullbright, el profesor Dilworth fue invitado al conservatorio de música. Durante las experiencias que compartió con profesores y estudiantes conoció a Moise, un joven trompetista de jazz con gran talento para la composición, y le pidió que compusiera una obra para trompeta y órgano, pensando en las características del instrumento de Torreciudad. Revisada por Dilworth y Aranzabal, quedó lista para su estreno este año en el Ciclo. Los intérpretes también ofrecieron al público el famoso Preludio del Te Deum de Charpentier, y lo que para muchos fue la pieza más bella del concierto: una melodía de gran lirismo, Just a song for me, compuesta para el maestro Dilworth por W. Baxley en 1985.

La próxima cita será protagonizada por jóvenes músicos del Norte de Europa, puesto que el viernes 12 de agosto actuarán en Torreciudad, procedentes de Suecia, Linn Persson (saxofón) y Simon Törnqvist (órgano), con un atractivo programa elaborado con piezas de compositores de los siglos XIX y XX. Además, se estrenará a nivel mundial la pieza Preludio, del también sueco O. D. Bjurvwill.

Comentarios