500 raciones de pan de San Lorenzo en el homenaje a la cuna del santo

El tradicional homenaje a la cuna de San Lorenzo reunía un año más a un buen número de oscenses, muchos de ellos ya de blanco y verde y es que éste es uno de los principales actos del pórtico laurentino. La ermita de Loreto acoge desde 1997 este homenaje a la cuna del santo porque es allí donde la tradición oscense cree que nació San Lorenzo. Tras la misa, se repartían unas 500 raciones de pan de san Lorenzo, que desde el año pasado sustituye a la tradicional caldereta de cordero.

La Real Cofradía de Loreto y San Lorenzo se encarga de este tradicional acto en el pórtico laurentino. En él, las peñas, los barrios y las cofradías realizan una ofrenda de flores y frutos. Éste también es el primer acto en el que participaban las mairalesas después de su presentación oficial. Son las encargadas de llevar al altar las cestas de la ofrenda llenas de frutos típicos de la huerta oscense en agosto: melocotones, tomates y otras hortalizas. Además de los frutos la albahaca impregna con su olor la ermita y también se ofrecen dulces de repostería. Muchas de estas cestas luego son donadas a centros de ayuda social de la ciudad.

Como cada año la peña Os Casaus, que acude masivamente a este acto, y son los primeros en vestirse oficialmente de blanco y verde.

El camino a la ermita en coche se acaba de asfaltar.

La iniciativa de realizar este homenaje partió, en 1997, de la Real Cofradía de Loreto y San Lorenzo, que fue quien lo propuso al ayuntamiento de Huesca, con el fin de honrar el lugar donde se cree que nació el santo. En los primeros años, este homenaje se celebró dentro de las fiestas de San Lorenzo, pero pronto pasó a tener lugar en el domingo anterior al inicio de las fiestas, como un acto fijo más del prelaurentis.

Comentarios