Mañana de emociones en la procesión de San Lorenzo

Cientos de oscenses participaban este miércoles en la procesión de San Lorenzo, que recorre el centro de la ciudad de Huesca. Tras la actuación de los danzantes, el busto del patrón salía de la basílica de San Lorenzo. La procesión, con las mairalesas, decenas de oscenses ataviados con el traje regional, la peana del santo, la Cofradía de Caballeros de San Lorenzo, la de Loreto y la del Santo Cristo de los Milagros, el cabildo municipal y, de nuevo los danzantes, iniciaba entonces su ascenso hacia la plaza de la catedral.

Ahí, como es tradición, les esperaban las autoridades civiles. Un año más éstas no querían perderse el día grande de las fiestas laurentinas.

También en la plaza de la catedral esperaban decenas de oscenses a que diese comienzo la procesión. Han participado numerosas personas ataviadas con trajes regionales. Grandes y pequeños han querido así honrar a su patrón.

Tampoco las mairalesas de los barrios y las peñas quieren perderse la mañana del día 10. A pesar del cansancio, disfrutaban de la jornada luciendo sus trajes regionales.

Tras ellas, los cofrades de la Hermandad de Caballeros de San Lorenzo, la Cofradía de la virgen de Loreto y la Cofradía del Santo Cristo de los Milagros y San Lorenzo Martir, precedían al busto del Santo.

El busto del patrón recorría así el centro de Huesca. Como en años anteriores, en la peana del santo no había frutas colgadas para no dañarla. Así que iba adornada con flores rojas y la tradicional albahaca.

Tras San Lorenzo, procesionaba el cabildo catedral con el Obispo de Huesca, Julián Ruiz, el párroco de la Catedral, Juan Carlos Barón, y el Vicario General, Nicolás López.

El cabildo municipal, este año, vestía, al completo, el típico traje laurentino llevando el blanco y verde hasta la procesión. La bandera de la ciudad era portada, en esta ocasión, por la nueva concejala de fiestas, Gemma Allué.

Como es habitual, en la costanilla de Santiago, varios vecinos entregan a las autoridades objetos relacionados con sus reivindicaciones. Este año, se trataba de unos dados de la suerte, para que la fortuna les acompañe en sus nuevas responsabilidades.

Cerrando la procesión, la Banda de Música y los danzantes también acompañan a la figura de San Lorenzo por las calles de Huesca. Llevan varias horas danzando y los aplausos de la gente son el mejor remedio para darles fuerza.

La procesión finalizaba con la vuelta a la Plaza de San Lorenzo, con la esperada entrada del busto del santo y de los danzantes en la basílica, donde se celebraba la tradicional Misa Pontifical en su honor.

El acto religioso estaba presidido, por primera vez, por el nuevo Obispo de Huesca, Julián Ruiz .

Mañana fresca y soleada para honrar a San Lorenzo en un día cargado de tradiciones, emociones y recuerdos.

Comentarios