Rouco Varela preside la clausura del 75 aniversario de los mártires de Barbastro

El Cardenal-Arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Mª Rouco Varela, preside este viernes, a las 12´00 horas en la catedral de Barbastro coincidiendo con la festividad del beato Florentino Asensio, la eucaristía de clausura del 75 aniversario de los mártires de la diócesis de Barbastro, junto al Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián.

En la ceremonia participarán todos los obispos de Aragón y ochocientos jóvenes que han llegado desde diferentes países del mundo para participar en los “días en la diócesis” y asistir desde el 18 y hasta el 21 de este mes a la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en Madrid presidida por el Papa Benedicto XVI. En esta jornada se va a presentar un libro histórico y científico escrito por el historiador, Martín Ibarra, que recoge la abundante documentación sobre la vida y muerte de los mártires.

El obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, agradece la asistencia del presidente de la Conferencia Episcopal Española puesto que considera que con su presencia se significa más “la fiesta del beato Florentino y la clausura del año jubilar de los mártires de Barbastro”.

La diócesis de Barbastro-Monzón ha celebrado un año especial de recuerdo de sus mártires, muchos de ellos beatificados, al cumplirse el 75 aniversario de su muerte. Entre los actos especiales se realizó una peregrinación a Tierra Santa, del 15 al 24 de febrero, presidida por el obispo diocesano para recordar allí la muerte y la resurrección de Jesús. Este 75 aniversario de los mártires de la diócesis pretende ser un recuerdo de lo que es el seguimiento de Jesús, el amor a él, el perdón a los enemigos y la alegría del cielo.

El 17 de octubre de 2010 Mons. Alfonso Milián presidió en la catedral de Barbastro una eucaristía de acción de gracias a Dios por el 75 aniversario de los mártires diocesanos. Estuvo concelebrada por Mons. Juan Antonio Martínez Camino, Secretario General de la Conferencia Episcopal, el Abad del monasterio de Leyre, Juan Manuel Apesteguía, Javier Negro y Manuel Tamargo, superiores provinciales de los Escolapios y de los Misioneros Claretianos, que representaron a sus mártires respectivos, Pedro Escartín, Vicario General del Obispado y José Mora, presidente del Cabildo, además de otros sacerdotes y religiosos.

En la ceremonia, Mons. Martínez Camino recibió de manos del obispo diocesano unas reliquias del obispo mártir, Beato Florentino Asensio, que fueron depositadas para su veneración en la capilla de la sede de la Conferencia Episcopal Española. Al recibir las reliquias, Mons. Martínez Camino manifestó que Barbastro “es una diócesis pequeña en territorio y grande en historia porque es difícil encontrar tantos testimonios de fe juntos, reflejados en las beatificaciones”.

En esta iglesia diocesana de Barbastro-Monzón son muchos los mártires, algunos de ellos ya beatificados, que dieron testimonio de su fe en la guerra civil española. Las “actas martiriales” reflejan que la persecución religiosa dejó en Barbastro el resultado de 1 Obispo, 114 sacerdotes, 5 seminaristas, 51 misioneros del Corazón de María, 9 religiosos Escolapios, 18 monjes Benedictinos y numerosos seglares, entre ellos Ceferino Jiménez Malla “El Pelé”, primer gitano beatificado en la historia de la Iglesia. Para Mons. Martínez Camino, el Beato Florentino Asensio, obispo mártir de Barbastro, representa “muy bien a todos los mártires de España del siglo XX”.

LIBRO SOBRE LOS MARTIRES DE BARBASTRO

Coincidiendo con esta fecha se va a presentar un libro histórico y científico que recoge la abundante documentación sobre la vida y la muerte de los mártires. El autor de la obra, de dos volúmenes, ha sido el historiador doctor Martín Ibarra, autor de varios libros y publicaciones sobre temas de Historia, al que ha asesorado la comisión histórica diocesana.

Este libro contiene más de tres mil citas bibliográficas, documentales e históricas en sus 900 páginas. La documentación básica es importante porque se han realizado 4.000 fotografías, 700 transcripciones de cartas de los mártires, 4.200 documentos, 1.800 noticias de revistas y periódicos, lectura de 120 libros, 1.200 certificados elaborados y 230 entrevistas realizadas.

Además de diferentes análisis se han realizado tres informes sobre todo lo realizado con los mártires en diferentes procesos y devoción privada sobre los mismos. La obra escrita abarca el período comprendido entre los años 1931-1941 y se divide en cuatro partes: “Segunda República”, “Revolución y Martirio” y “Rehacer la diócesis” y “Rehacer al pueblo fiel”.

Comentarios