Estirpe de Aragonia: un repaso exhaustivo a la jota bailada

La actuación de Estirpe de Aragonia, en este 13 de agosto llenó de buen folclore la tarde-noche laurentina. El espectáculo se presentaba bajo el título “Antología de la jota bailada” y es que, según este grupo, entre los diversos tipos de bailes del patrimonio bailado del folklore tradicional aragonés, la Jota ha sido y es el más conocido de todos ellos. Con esta antología, se pretendía hacer un repaso a los diferentes estilos de jota bailada que, a inicios del siglo XX, se fueron configurando en Aragón y que constituyen los pilares de la jota moderna, bailes de pareja, pasando por bailes colectivos hasta llegar a las coreografías de más reciente creación en este siglo XXI.

Muchos de los bailes así como de los cantos que se interpretaron eran originarios de la provincia de Teruel, tierra que sirvió de inspiración para la creación de nuevos estilos de balie, como la Jota de Albalate.

Estirpe de Aragonia cantó “En las tierras de Teruel”, “Y en la mar muchos corales”, “Que tú no me quieres ya”, “Le canto de corazón”, “Siempre que te ahogue una pena”, “El cántaro”, “Las fronteras”, los “Mayos de Albarracín”, “Una promesa de amor” o “Es Huesca ciudad señorial”. Jorge Martín interpretó “Teruel”, tema que forma parte de su disco “Aromas de albahaca”, Javier Abad cantó “El juicio oral”, Roberto Ciria “Canto a un danzante” con letra de Toño Julve, y Mª Luz Lafita “Águilas de Aragón”

La primera de las piezas interpretadas por el grupo de baile era la “Jota de Andorra”. Le siguió “La jota de Teruel”, también conocida como “Repetida”. También bailaron la “Jota Vieja”, en algunos casos denominada “Jota Antigua”. En esta ocasión, los bailadores de la Asociación folclórica Estirpe de Aragonia interpretaron de manera consecutiva los estilos de Calanda, Alcañiz, San Lorenzo, Teruel y Zaragoza. Más bailes fueron la “Jota hurtada de Albarracín”, a son de rondalla, aunque originariamente se bailaba a ritmo de dulzaina y tamboril, y la “Jota cruzada de Alcañiz”.

Ya en la recta final, Estirpe bailó la Jota de San Lorenzo y, en esta ocasión, estrenaron “Aragón tierra bravía”, de la Zarzuela de Aragón, con una coreografía creada por Ana Laplana, reflejando la elegancia de la jota aragonesa. La actuación finalizó con la Jota de la Sertoriana, que creó con música de Miguel Ballabriga y letras de Teresa Ramón y Mariano Julve, quien fuera fundador, maestro y alma de Estirpe de Aragonia, Carlos Vidal. Una noche, la de ayer, llena de buena jota bailada y cantada, que emocionó al público amante de nuestro folclore.

Comentarios