La Banda de Música de Huesca cosecha un gran éxito en su concierto de San Lorenzo

El paseo central del Parque se quedaba pequeño, esta mañana, para acoger el tradicional concierto que, cada 13 de agosto, ofrece a los oscenses la Banda de Música de Huesca. El mal estado del kiosko de la música obligaba a este cambio de ubicación, cuya sonoridad preocupaba al director de la Banda, José Luis Sampériz, cuestión que era solventada perfectamente gracias a la profesionalidad de los músicos. La lluvia hacía acto de presencia recién empezado el concierto, lo que obligaba a parar unos minutos hasta que el agua acababa de caer y todo podía continuar con normalidad. Preparado con mimo, el concierto mostraba una gran variedad de temas musicales, un repertorio muy completo con piezas de todo tipo: animadas, modernas o más tradicionales, fanfarrias, oberturas o zarzuelas.

Comenzaba con Alpine Fanfarre, una fanfarria para banda con gran efecto para iniciar una actuación de estas características. Continuaba con un tema de la película La máscara del zorro, y una serie de temas rusos. Enguera, de Penella, era el siguiente tema que tocaban, un gran paso de concierto, al que seguía el animado Concerto d'Amore de Jacob de Haan.

La Banda de Música de Huesca se atrevía con una pieza de Deep Purple, un medley en el que incluso los propios músicos realizaban una coreografía. Tras ello llegaba la zarzuela de Gigantes y Cabezudos, con la gran jota final, para terminar la actuación con el himno de la banda, escrito por José Luis Sampériz, y las Espadas de San Lorenzo. Un concierto de algo más de una hora en el que los oscenses podían comprobar el enorme trabajo y esfuerzo hecho por la Banda para sorprender, como siempre, en su concierto laurentino.

La Banda de Música de Huesca se fundó en abril de 1985, dirigida por José Luis Sampériz. Desde hace años, está consolidada con 60 músicos no profesionales, además de los educandos que forman parte de la escuela y que progresivamente se van incorporando.

Comentarios