La Virgen de Laude ya descansa en la iglesia de la Ascensión

Un año más, los vecinos de La Puebla de Fantova, núcleo perteneciente al municipio de Graus, cumplían con la tradición de ir a buscar, a la patrona, la Virgen de Laude, a su ermita, que se ubica en un cerro cercano a la población y que la custodia desde Octubre hasta Agosto que es cuando se la baja al pueblo.

Esta es una tradición que pasa de generación en generación y que consiste en subir hasta la ermita para bajar a la Virgen hasta el pueblo, donde era esperada por más de un centenar de vecinos.

El descenso se hace por un camino duro y pedregoso y los porteadores cargan con la peana a hombros, por lo cual, se sujeta bien la imagen y se la despoja de la corona, el mantón y el Niño, que se bajan en la mano. Una vez en el pueblo, se engalana y adorna, la peana, con flores y se va en procesión hasta la iglesia de la Ascensión donde la Virgen permanecerá hasta Octubre aunque, esta semana, con motivo de las fiestas, se le cambiará el vestido para que la patrona luzca las mejores galas.

Señalar que gracias a la colaboración desinteresada de los vecinos ser llevaba a cabo, recientemente, el arreglo del tejado de la ermita donde había problemas de goteras y también se acometieron mejoras en el entorno, tanto en la pista de acceso para los vehículos, como en la vegetación.

Quedan pendientes de realizar otras actuaciones tanto en el edificio (repicado, pintura,...) como en el camino de acceso a pie.

Por otro lado, tras años solicitándolos, los niños de La Puebla de Fantova ya disfrutan de una zona de juegos infantiles digna que se ubica en la Plaza del núcleo. El próximo objetivo de los vecinos es conseguir una zona deportiva digna.

Comentarios