Llega a su fin el vigesimoprimer campo de trabajo de Labitolosa

Este sábado, los alumnos y profesores, que han participado en la edición 2011 del campo de trabajo de Labitolosa, recogerán sus herramientas de trabajo y pondrán un punto y seguido a las dos semanas de excavaciones y estudios, en uno de los yacimientos romanos más importantes de la provincia de Huesca.

En esta edición, han participado una veintena de alumnos de la Facultad de Historia de la Universidad de Zaragoza, para algunos como David Padules y Alejandro Ríos, esta ha sido su primera participación en Labitolosa. A ambos les atrajo la idea de poder excavar un yacimiento medieval que, además, les ha permitido trabajar “a pico y pala” y conocer los sistemas defensivos, de la época, entre otras cuestiones.

La jornada laboral ha comenzado, todos los días, a las seis de la mañana, para desarrollar el trabajo de siete a dos de la tarde y, dedicarse, posteriormente, a la faena de laboratorio, si se han hallado restos, aunque también ha habido momentos para el ocio con excursiones a diferentes localidades próximas.

Para los alumnos, que han participado, es una experiencia muy recomendable, no sólo por las prácticas y conocimientos que se adquieren, sino también por la gente que se puede llegar a conocer.

Este año, los trabajos se han centrado en la fortaleza andalusí, concretamente, en el estudio de los restos y en la realización de una nueva técnica de scaner en 3D de la misma. Y además, han comenzado a prepararse ya nuevos objetivos, para próximas campañas, entre ellos, continuar con el estudio de las casas medievales.

Destacar la jornada de puertas abiertas, celebrada el pasado lunes, y que contó con tanta afluencia de público que hizo necesario establecer dos turnos. Esta actividad también puso de manifiesto, la necesidad, de acondicionar el yacimiento, que lo haga accesible a todo el mundo, además de una musealización o paneles informativos que permitiera una jornada de puertas abiertas permanente.

Comentarios