Nada se sabe de la estación de mercancías de PLHUS tras una década de planteamientos

PlHUS Plhus

Costó décadas la salida de la vía ferroviaria del casco urbano de Huesca y, de momento, la construcción de una estación de mercancías en el extrarradio ya acumula una década de espera. Los pasos más importantes en este tiempo han sido la construcción de la Plataforma Logístico-Industrial Huesca Sur (PLHUS), espacio en el que se ubicará la estación (más en concreto apartadero, también llamado apeadero); y la firma en 2007 de un convenio entre el Gobierno de España y el de Aragón para la redacción del proyecto; se hablaba entonces de una inversión de casi 1,3 millones de euros.

Se han ido relacionando varios temas a lo largo de estos años: la salida de las harineras del casco urbano, dotar a la ciudad de una mayor superficie industrial, la apuesta de los sucesivos gobiernos de Marcelino Iglesias por la logística y la necesidad de construir una variante ferroviaria.

De momento hay dos realidades: se ha construido PLHUS, aunque por culpa de la crisis económica son muy pocas empresas las que han apostado por instalarse allí; y se ha habilitado la variante ferroviaria, que pasa justo al lado de la Plataforma.

En el año 2001 ya se hablaba de construir una estación de mercancías en la zona donde finalmente ha ido PLHUS. En un principio las harineras iban a desplazarse hasta allí; estas empresas eran el verdadero gancho para el apartadero de mercancías (al final Porta se ha vinculado a Arento y Villamayor ha aglutinado su producción en Plasencia-La Sotonera).

El principal paso que se ha dado para la construcción de la estación es la firma en noviembre de 2007 de un convenio entre el Ministerio de Fomento y el Gobierno aragonés. El proceso era éste: El 15 de junio de 2007 PLHUS convocaba un concurso público para la redacción del proyecto constructivo (con un importe de 193.000 euros); el 18 de septiembre el Consejo de Gobierno de Aragón aprobaba la firma de un convenio con el Ministerio para la ejecución de dicha infraestructura; y este convenio quedaba suscrito el 6 de noviembre de 2007.

Se estipulaba que el Ministerio de Fomento, a través de la Dirección General de Ferrocarriles, iba a asumir la dirección y la ejecución de las obras; PLHUS, por su parte, iba a asumir la totalidad de la financiación, estimada en casi 1,3 millones de euros. La situación económica no auspicia una pronta ejecución de este proyecto.

Comentarios