La FAM propone que los imprudentes participen en campañas de sensibilización sobre la montaña

Guardia Civil helicóptero rescate simulacro

Los continuos rescates han vuelto a reabrir el debate de cada verano sobre la conveniencia o no de cobrar las intervenciones en montaña derivadas de conductas imprudentes. El consejero de Economía y Empleo del gobierno aragonés, Francisco Bono, se ha mostrado partidario de cobrar en algunos casos, pero la Federación Aragonesa de Montañismo considera que la imposición de tasas a los rescates por imprudencia no es la mejor solución. Por ello, proponen como medida que se obligue a todas aquellas personas asistidas por imprudencia a participar en la promoción de campañas de sensibilización sobre la montaña.

Luis Masgrau, presidente de la Federación Aragonesa de Montañismo, señala que, a pesar de tratarse del Pirineo, la mayoría de los rescates no son de aragoneses, sino de personas de otras comunidades autónomas. Es el caso de este fin de semana, con una persona de Oviedo y tres de Málaga rescatadas en Seira y Panticosa

La propuesta de poner en marcha una ley que obligue a pagar tasas en los rescates de montaña que se podrían haber evitado no es algo nuevo en España: Asturias, Cantabria, País Vasco y Cataluña han legislado acerca de que se graven este tipo de rescates, pero en ninguna de ellas se han llevado a la práctica.

Aunque no existen datos económicos del coste de un rescate, tomando como referencia las tasas aprobadas en Cataluña, un auxilio de dos horas de duración que incluya el uso de helicóptero rondaría los 4.800 euros. No obstante, en todas las comunidades en las que se han legislado leyes no se ha llegado a llevar a la práctica. Así, por ejemplo en Cataluña 1000 rescates efectuados después de aprobarse esta ley no se han cobrado.

Comentarios