Sallent ha vuelto a recordar a los dos Guardias Civiles que hace 11 años asesinaba la banda terrorista ETA

atentado Sallent de Gállego

Sallent ha vivido un año más el homenaje a los Guardias Civiles, José Ángel de Jesús e Irene Fernández, que fueron asesinados por la banda terrorista ETA, hace 11 años, al estallar una bomba tras poner en marcha el todoterreno que utilizaban. La explosión produjo también numerosos daños materiales en vehículos aparcados en la zona y en los inmuebles cercanos. En el acto de homenaje, el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Roberto Bermúdez de Castro, ha manifestado que la Ley de Víctimas del Terrorismo de Aragón se desarrollará esta legislatura.

Bermúdez de Castro señalaba, “Nada puede compensar el daño que causa el terrorismo”. Nada puede devolver lo que la violencia terrorista arrebata a las personas. Pero, al menos, debemos desarrollar una política asistencial que pretenda evitar dejar a las víctimas en el abandono.” Lo dice la Ley de Medidas a favor de las Víctimas del Terrorismo.

 

Una ley que las Cortes de Aragón aprobaron por unanimidad hace más de cuatro años tras la propuesta del partido popular y que a día de hoy, ha recordado el Consejero de Presidencia y Justicia, sigue sin desarrollarse. “El nuevo ejecutivo presidido por Luisa Fernanda Rudi se ha marcado el compromiso de hacerlo. No debe haber ni una sola víctima en la Comunidad que no tenga la cobertura y el apoyo de todos los aragoneses”, ha destacado Roberto Bermúdez de Castro.

 

En Sallent el consejero ha hecho constar “Estamos aquí una vez  más recordando a José Ángel e Irene, vilmente asesinados por la banda terrorista ETA hace ya once años”. Más ahora, ha afirmado, “que en el ámbito terrorista se están dando situaciones que causan estupor”.

 

De hecho, ha añadido el consejero Roberto Bermúdez de Castro, “entendemos que todo el pueblo español y todo el municipio de Sallent les recuerde, les admire y, sobre todo, que sus familias tengan el apoyo y el abrazo de un pueblo que siempre debe recordar a aquellos que han sido asesinados por la banda terrorista ETA”.

Por otro lado, La Audiencia Nacional, en el juicio celebrado en el mes de abril, condenaba a 75 años de prisión a Javier García Gaztelu, "Txapote, y a los etarras Aitor Agirrebarrena y Asier Arzalluz por el atentado que acabó con la vida de los guardias civiles Irene Fernández y José Ángel de Jesus, en Sallent de Gállego, en agosto de 2000 al estallar una bomba lapa colocada en su vehículo. El ayuntamiento de Sallent se había presentado como acusación particular

La sentencia de la sección primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional condenaba además a Txapote, Agirrebarrena y Arzalluz a pagar una indemnización de 400.000 euros a los padres de las víctimas.

El tribunal declara probado que la noche del 19 al 20 de agosto de 2000 los integrantes del "comando Totto" de ETA (Arzalluz, Agirrebarrena y José Ignacio Guridi Lasa -ya condenado por estos hechos-) colocaron una bomba lapa en los bajos de un vehículo de la Guardia Civil "con la intención de matar" a funcionarios policiales.

Recordamos que la fiscalía y la acusación particular , de la que formaba parte el ayuntamiento de Sallent, pedían 75 años de prisión para cada uno de los tres etarras.

Comentarios