Crecen las actividades náuticas en Huesca

Rafting

Los municipios que se encuentran en las riberas de los principales ríos de la provincia de Huesca tratan de explotar estos y también los embalses desde el punto de vista turístico. En los últimos años han nacido muchas empresas en el Alto Aragón, en poblaciones del río Gállego, Cinca, Ésera y Noguera Ribagorzana; son los ejemplos más significativos.

Javier Bergua, alcalde de Puente de Montañana, recuerda que muchas localidades vinculadas a embalses se vieron beneficiadas laboralmente por los puestos de trabajo vinculados a las centrales hidroeléctricas; sin embargo, ahora éstas se encuentran muy automatizadas, por lo que los empleos han desaparecido. Dice que hay que buscar otro tipo de explotación económica para el asentamiento poblacional; allí entran las actividades náuticas.

Un río muy regulado por medio de embalses es el Noguera-Ribagorzana. Se han creado distintas empresas que trabajan en actividades de agua plana, es decir, aprovechando la lámina de los embalses. Son espacios que, en este caso, cuentan con un enorme atractivo natural, ya que se encuentran vinculados a congostos y sierras.

El embalse de Barasona ha sido pionero en la Ribagorza en cuanto a actividades acuáticas se refiere. Es uno de los espacios más destacados en esta materia en la provincia de Huesca. En cuanto a aguas bravas, el río Ésera, junto con el Gállego, es un auténtico referente. Graus apuesta por estas actividades y su Ayuntamiento (con la Diputación Provincial de Huesca) desarrolla un proyecto de canal de aguas bravas.

Se ha citado el río Gállego. Se ha generado en los últimos años un importante movimiento económico en la localidad de Murillo (y en su entorno) en relación con las aguas bravas.

Comentarios