Benabarre recupera el antiguo Convento de Linares

convento linares restos derruído

Esta semana han concluido los trabajos de la primera fase de las obras en el Convento de Linares, de Benabarre, que han consistido en una excavación arqueológica y delimitación de la zona a consolidar, en breve, se acometerá la segunda fase, que se centrará en los muros de la iglesia, y, con una tercera, podría convertirse ya en un edificio visitable.

El alcalde de Benabarre, Alfredo Sancho, recordaba que antes de acometerse estos trabajos, el convento era inaccesible por la gran cantidad de vegetación que había crecido tanto en el exterior como interior del edificio, además de los escombros que se habían acumulado a consecuencia de los derrumbes de algunas de las capillas. Precisamente, en la primera fase, lo que se ha hecho ha sido limpiar, de tal manera que, ahora ya se puede entrar.

La consolidación del Convento de Linares forma parte de un proyecto de Recuperación de Elementos Patrimoniales, que se inició, en Benabarre, hace 8 años y comenzó con el pozo de Hielo, siguió el molino de harina y queda pendiente el antiguo lavadero y el molino de aceite, aunque la recuperación de este último, se acometerá próximamente.

El Convento de Linares, que se ubica cerca del parque de San Medardo, es un importante elemento patrimonial de la Ribagorza con el que, una vez sea visitable, se quiere dar a conocer una parte de la historia del Condado de Ribagorza, porque, de hecho, en la fundación del mismo ayudó la madre del conde, María de Junqueras, que fue enterrada en la capilla mayor del convento.

El monasterio de Nuestra Señora de Linares fue habitado por monjes, de diferentes órdenes, y destacan también, en sus anales, la estancia entre otros, de San Vicente Ferrer.

Debido a la peste negra y a las desamortizaciones, el convento fue despoblado y la imagen de la virgen y la arqueta de San Medardo, fueron trasladadas a la iglesia parroquial. En 1936, a consecuencia de la Guerra Civil, desaparecieron todos los retablos y objetos de culto del templo parroquial.

Comentarios