Uno de los mejores veranos de la historia del Posets-Maladeta

Posets Maladeta

Con la llegada de septiembre, es momento de hacer balance. Desde el Parque Natural Posets- Maladeta apuntaban hacia un cambio radical en el tiempo, a partir de principios de agosto, lo que se traducía en altas cifras de afluencia al espacio protegido y grandes concentraciones de visitantes en la zona. A falta de concretar datos definitivos, desde la oficina de desarrollo socioeconómico del parque tildaban la época estival de “fenomenal, ya que las cifras registradas se sitúan por encima de los años más buenos”.

Tal y como explicaba Alberto Gracia, los autobuses que transitaban entre la zona del Vado y la Besurta, hacían turnos con mayor frecuencia de la establecida y los parkings de Estós registraban lleno completo; con más de cien turismos estacionados al día en el mes de agosto, al igual que en el Vado. Asimismo, Gracia destacaba las hermosas localizaciones del parque, como la zona de Llauset o Vallibierna, que registraban de igual manera una gran concentración de excursionistas.

Hasta el 11 de septiembre, permanece el servicio de autobús que va hasta la Besurta, así como las brigadas de vigilancia que a partir de entonces, seguirán cubriendo servicio durante los fines de semana de este mes. Las brigadas de mantenimiento, por el contrario, siguen trabajando hasta el mes de octubre en la ejecución de obras pendientes de finalización.

A pesar de las dificultades económicas, durante este verano se adecuaba la pasarela de Estós, y se hacía un repaso general de las diferentes pistas además de labores de apoyo y ayuda en la ganadería. Resultados que según explicaba Gracia, se reflejan en las encuestas de satisfacción con el entorno que realizan los visitantes.

Asimismo, gracias al Plan de Competitividad Turística, durante este verano se llevaban a cabo diferentes actuaciones, como la instalación de unos baños ecológicos en la zona de Besurta o el cambio de una placa explicativa en el mirador de Cerler así como en el sendero botánico de las Gorgas de Alba.

Comentarios