Sol y reencuentros en la XXXIII Romería de la Ribagorza

romería ribagorza torreciudad

El santuario de Torreciudad era el lugar elegido, en este 2011, para peregrinar en la Romería de la Ribagorza que llega a su XXXIII edición. Marcada por un día soleado y por el buen ambiente, esta jornada romera conseguía reunir a más de 2.000 personas que acudían acompañando a sus imágenes de la Virgen. En total, se podían contemplar 20 advocaciones.

Además de ser un acto religioso de amor a la Virgen, esta jornada se convierte, año tras año, en una cita donde reencontrase con vecinos y amigos de la Ribagorza que, por lo general, sólo se ven este día.

Son muchas las personas que, cada edición, se unen a esta celebración, llevando en peregrinación a la Virgen de su localidad que suele mostrarse, durante este día, engalanada para la cita. Se trata, además, de una buena oportunidad de conocer el arte de la comarca a través de estas imágenes, que van desde piezas que cuentan con más de cuatrocientos años de historia hasta tallas más actuales, y que nos trasladan de norte a sur y de este a oeste del territorio.

Desde el santuario de Torreciudad, su director de comunicación, José Alfonso Arregui, se mostraba satisfecho por poder acoger esta jornada que sirve como punto de reunión de tantos ribagorzanos.

En 1979, nacía en Sopeira lo que, a día de hoy, es ya toda una tradición. De hecho, algunas personas han acudido a esta cita, que se celebra cada primer sábado de septiembre, ininterrumpidamente, desde hace treinta y tres años.

La jornada, que arrancaba con el recibimiento a los romeros, vivía su acto más emotivo a las 11.30, con la procesión de las imágenes de la Virgen, venidas de diferentes puntos de la comarca e, incluso, de zonas colindantes con la Ribagorza. Continuaba con una Santa Misa oficiada por el obispo de la Diócesis Barbastro – Monzón, Alfonso Milián, y finalizaba con una comida y un festival.

Comentarios