El Obispo ha bendecido el nuevo Seminario en el que estudiarán más de 10 futuros sacerdotes

seminario convento capuchinas

Más de diez seminaristas comenzarán el curso en el recién inaugurado Seminario de las Diócesis de Huesca y Jaca. El Obispo Julián Ruiz inauguraba las nuevas instalaciones que ocupan el antiguo Monasterio de las Capuchinas ante decenas de fieles y con la esperanza de que se mantenga el número de seminaristas en un momento de crisis de vocaciones.

El número de seminaristas no varía significativamente desde hace unos años. En estos momentos hay 10 estudiantes pero se espera que cuando comience el curso, el 4 de octubre, se llegue a 12 o 15 personas.

Los seminaristas tienen entre 18 y 43 años y proceden de cuatro países diferentes. Uno de Kenia, otro de Venezuela, siete de Colombia y tan sólo uno español. Para realizar los estudios de sacerdocio se buscan personas con una demostrada fe, y para ello es necesaria la recomendación de otros sacerdotes o de un obispo en el caso del extrangero. Los estudiantes del seminario de Huesca pertenecen a la Facultad de Dámaso, en Madrid.

En cuanto a la rehabilitación del edificio, han sido 10 meses de trabajos para la remodelación del antiguo Convento de las Capuchinas. El montante aproximado de la obra asciende a 1.400.000 euros, una cifra muy austera en opinión del arquitecto, José Joaquín Garralda, que habla de una inversión de 400 euros por metro cuadrado.

El hecho de ser un inmueble catalogado ha obligado a respetar la estructura externa, por lo que todos los trabajos se han llevado a cabo en el interior, que estaba dedicado a la vida del monasterio y sus monjas, hasta que éstas se fueron hace algo más de un año. Los trabajos han permitido adaptar el inmueble para la formación de los seminaristas, y también para la formación diocesana.

En la planta baja se han diseñado 4 aulas para las distintas clases. También se ha dispuesto una gran biblioteca, donde se guardará toda la documentación del Seminario antiguo, una cocina, el comedor, secretaría, despachos, iglesia y lavadero. En las plantas 1ª y 2ª se han dispuesto un total de 23 habitaciones, salas comunes y un oratorio.

En esta nueva sede convivirán los seminaristas de las diócesis de Huesca y Jaca (en estos momentos 6 y 4 respectivamente) a lo largo de los 6 años que dura su formación.

El Seminario de Huesca se encontraba, desde hace tres años, en la tercera planta de la Casa de Espiritualidad de las Misioneras del Pilar. Cuando las Madres Capuchinas abandonaron este edificio, cediéndolo al Obispado, éste decidió ubicar allí el Seminario Diocesano, que en los últimos años ha ido cobrando fuerza con la llegada de nuevos seminaristas. La nueva ubicación permite aunar en un único edificio todas las actividades pastorales y diocesanas así como de formación que, hasta ahora, se habían llevado a cabo en distintas sedes.

Comentarios