Oscenses y romeros celebran el Santo Cristo de los Milagros

Catedral Santo Cristo de Los Milagros

Un año más, cientos de oscenses celebraban la festividad del Santo Cristo de los Milagros. Como cada 12 de septiembre, la Catedral de Huesca se ha quedado pequeña para acoger a todos los fieles y romeros que querían participar en esta celebración. Una de las misas más especiales era la de las 8 de la mañana, a la que acudía algo más de un centenar de personas procedentes de distintas localidades de la comarca, que llegaban en romería.

En esta jornada, la figura del Santo Cristo de los Milagros preside el altar mayor, rodeado de centros de gladiolos y claveles rojos. Ésta es una de las pocas fechas en que abandona su camarín. Desde la Cofradía del Santo Cristo de los Milagros se asegura que ésta es una jornada muy importante, y su satisfacción era grande al ver, como cada año, la respuesta de los fieles, a pesar de ser lunes.

Como novedad, este año, al acabar cada misa, quien lo deseara, podía pasar por el manto del Santo Cristo cuantos objetos personales quisiera, como estampas, postales, llaves o fotos. La respuesta a esta iniciativa ha sido más que positiva.

La Catedral de Huesca acoge misas a lo largo de toda la jornada, y tras la última la imagen regresará a su capilla.

La celebración del Santo Cristo de los milagros se remonta, en Huesca, a 1497, cuando según la tradición, la ciudad estaba asolada por la peste. Tras la procesión que se celebró el 12 de septiembre de aquel año, la efigie del Santo Cristo sudó y cesó la mortandad que sufría Huesca, un milagro que fue atestiguado por el notario Juan García.

La del Santo Cristo de los Milagros es una de las 16 fiestas religiosas propias de la Diócesis de Huesca, que se recoge en los Libros Litúrgicos, y que contemplan las lecturas, oraciones, salmos, antífonas o moniciones, que deben rezarse en la celebración de los santos, beatos o festividades

Comentarios