Graus recupera el Ésera como centro de ocio, deporte y turismo

La Ventana Graus

Con motivo de las fiestas de Graus, La Ventana del Altoaragón, se emitía desde la capital ribagorzana. Por el espacio, pasaban varios invitados que explicaron el por qué las fiestas de Graus, tienen, desde 1.973, la declaración de Interés Turístico Nacional, y que es lo que hace que, las de San Vicente Ferrer y el Santo Cristo, sean unas fiestas especiales. Entre otros invitados, el alcalde, José Antonio Lagüens, que además de hablar de las fiestas a las que se refería como muestra de “devoción, tradición y emoción”, por parte de los grausino, también habló del futro de la villa y de proyectos como el canal de aguas bravas.

Lagüens, se refería a éste, como el medio para revitalizar los deportes naúticos en la villa. Indicaba el edil que, la subvención para la primera fase ya está comprometida, y la segunda, y última, dependerá del Plan de Desarrollo Rural Sostenible.

Habló también el alcalde de otras cuestiones relacionadas con inversiones sostenibles, es decir, servicios básicos como comunicaciones, calles, regulación de tráfico, zonas de estacionamiento o un nuevo tanatorio.

Joaquin Baldellou, concejal de festejos, además de gaitero y miembro de la Rondalla Francisco Parra, Jose Luis Romeo, prior de la Cofradía, César Sistac, gaitero, José Ramón Colomina, miembro del grupo de Dances y Albadas y gaitero y Rosa Bestué, quien ha pintado algunas de las faldas de los danzantes, fueron otros de los invitados que, en La Ventana del Altoaragón desgranaron las tradiciones de las fiestas de Graus.

Desde la albada, que interpretó, en directo, Sistac, quien, por cierto, este año, fue el encargado de cantar la primera albada ante la casa que habitó San Vicente Ferrer, hasta conocer algunas de las pruebas a las que se somete a los aspirantes a cabezudo, en las oposiciones, sin olvidar, otras tradiciones como la mojiganga, los dances, los trajes de los mozos y las mozas danzantes, o la llega, entre otras.

Baldellou explicó que, el de Graus, es un programa festivo marcado por la historia y tradición, de algunos actos, con fecha y hora, fija en el calendario, que los hace inamovibles. El tiempo que éstos dejan, se completa con otros actos para que todo el mundo sea participe de la fiesta más allá de los actos tradicionales. El presupuesto ronda los 84.000 euros.

Comentarios