La ordenanza de convivencia, pendiente de definir las sanciones

La comisión de seguridad ciudadana sigue estudiando las sanciones que contempla la nueva ordenanza de convivencia, todavía pendiente de entrar en vigor. Hay determinadas infracciones que vienen tipificadas en diferentes ordenanzas, como en limpieza y medio ambiente, y es necesario unificar las sanciones por los mismos delitos. De momento, la ordenanza no se está aplicando, no lo hará hasta que el apartado de sanciones se apruebe definitivamente.

La comisión, a través de los técnicos de seguridad ciudadana, está revisando las sanciones establecidas en la ordenanza de convivencia. Hay que dar coherencia junto a las que también vienen recogidas en otras ordenanzas. En este sentido, se está viendo la opción de pagar las multas a través de trabajos de carácter social.

Ahora mismo, se da el caso que, por una misma infracción, en una ordenanza se contempla una cuantía de multa y en otra ordenanza, una cantidad distinta.

Esta nueva normativa regula el comportamiento cívico en la vía pública, la protección del mobiliario urbano o la venta ambulante. Hacer graffitis, botellón, ir en bici por la acera o bañarse en una fuente, todo esto puede ser objeto de sanción.

Los cuatro bloques que regula la ordenanza de convivencia son: Respeto al paisaje urbano, Comportamiento cívico en la vía pública, Protección del Mobiliario urbano y Botellón. Todo para enseñar los deberes generales que conlleva la convivencia y el civismo.

ESCUCHA AL CONCEJAL DE SEGURIDAD CIUDADANA ELOY SUAREZ

Comentarios