El GA baraja nuevas contrataciones para suplir la reducción de la jornada laboral de las monitoras de comedor

El anuncio del recorte de dos horas y media a dos la jornada laboral de las monitoras de comedor de los colegios Sancho Ramírez, Pío XII y San Vicente en Huesca, así como en varios centros de la provincia, continúa levantando ampollas entre los trabajadores afectados y las propias familias que temen que se deteriore el servicio. Una de las vías que se baraja desde el GA es la de contratar nuevo personal que se ocupe de aquellas tareas que no contempla el convenio laboral de las monitoras y que, hasta ahora, venían realizando.

Es el caso de la preparación y recogida de las mesas. Un trabajo que no está contemplado en el convenio al que, por otra parte, se van a ceñir si no se llega a un acuerdo satisfactorio para las 260 personas que en la provincia de Huesca van a sufrir los recortes, que comenzarán a aplicarse a partir del 15 de octubre.

Este miércoles el director provincial de Educación, José María Cabello, se reunía con los directores de los ocho colegios públicos de la ciudad para abordar, entre otras cuestiones, la reducción de la jornada laboral de las monitoras de comedor. Una de las vías expuestas para garantizar la calidad del servicio de comedor en los centros antes mencionados sería la de contratar nuevo personal.

Un asunto que la Dirección Provincial de Educación, que no ha querido hacer declaraciones al respecto, va a estudiar de forma individualizada. En la actualidad el comedor del colegio Pío XII atiende a unos 180 niños; en el caso del Sancho Ramírez son unos 308, y en el colegio San Vicente en torno a unos 270 escolares.

Desde el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón se han puesto en contacto con Radio Huesca Digital para explicar que la propuesta de la dirección provincial es reforzar el personal encargado de recoger el comedor para que las monitoras se puedan centrar en las labores propias de su puesto, por lo que no se trata de “recortes” laborales, sino de ajustar las funciones que se desempeñan.

Además, los tres centros afectados en la capital altoaragonesa han planteado ya las necesidades a la Dirección Provincial de Educación tras la reducción de jornada de las monitoras de comedor: En total, está previsto que la próxima semana se incorporen 10 personas a los nuevos puestos de trabajo.

Por otra parte, apuntan que estos ajustes ya se han llevado a cabo en centros de la provincia de Zaragoza que, al igual que en el Alto Aragón, han modificado el horario escolar y reducido el tiempo intersesiones a dos horas.

Comentarios