O’Cambalache se expande y cumple 15 años de ayuda a la mujer en riego de exclusión

sede casa de la Cruz Blanca de Huesca, julio 08

Hace 15 años un pequeño programa de intercambio de jeringuillas se convertía en O´Cambalache, el proyecto de Cruz Blanca para ayudar a la mujer prostituida y víctima de trata. Hoy se ha convertido en un proyecto que atendió en 2010 a 375 mujeres en la provincia, pero que trabaja por expandirse. Hace poco tiempo O´Cambalache inauguraba una delegación en Madrid que trabaja en dos polígonos industriales de la capital española.

El programa O’Cambalache de Cruz Blanca es el único programa de referencia para dar recursos a las mujeres que ejercen la prostitución en Huesca. También tiene una delegación en Teruel y en Zaragoza. En total trabajan con 6 unidades móviles que cada semana visitan los 44 locales o pisos donde se ejerce la prostitución. Les facilitan asesoramiento para prevención de VIH y en esos encuentros detectan casos de posibles delitos de trata de personas. O’Cambalache continúa esta atención con la fase de Mediación, donde acompañan a las mujeres a los servicios públicos de protección o les asesoran jurídicamente. La última fase de su trabajo tiene en marcha una red de viviendas para acompañar a estas mujeres, en ocasiones con hijos a su cargo, a una vida normalizada e independiente. En la provincia existen 6 pisos de acogida, uno de ellos tutelado, otro supervisado y un tercero para víctimas de trata.

Otra muestra de su expansión es el programa “Entabán”, que recientemente se ha creado para ayudar a las usuarias a formarse laboralmente. “Entabán” significa “hacia adelante” y O’Cambalache algo así como “intercambio”, una palabra que recuerda los orígenes del programa, cuando comenzaron intercambiando jeringuillas usadas por otras limpias para evitar contagios de Sida entre personas drogadictas.

Comentarios