Cartas al Director: Al ilustrísimo señor decano de Medicina de la Universidad de Zaragoza

Alumnos aragoneses estudiantes de medicina en universidades privadas

La Universidad de Zaragoza, a través de su decano de Medicina Javier Castillo, calificó el pasado 12/09/2011 en unas declaraciones de prensa de poco menos que de fraude los casos de traslado de expediente que ha recibido de parte de alumnos de otras Universidades españolas y extranjeras. Alumnos sobre todo aragoneses (recalcaba el decano en su entrevista), como si le molestara que la gente de su Comunidad Autónoma deseara volver a su casa.

Nos queremos dirigir a usted como afectados de este problema que dice tener su Universidad y que en nuestra opinión sólo tenemos los alumnos que lo sufrimos y nuestros familiares.

En otras partes de España, lejos de poner este tipo de reparos al regreso de su gente para continuar los estudios en su tierra, te dan puntos extra por empadronamiento o residencia. En cambio aquí, les molesta sólo que tengan la intención de venir. Prefieren que todos los aragoneses subvencionen con su dinero a cientos de estudiantes que en cuanto acaben la carrera se marcharán fuera. Con esto no queremos dar a entender que estemos de acuerdo con este modelo de favoritismos, sólo hacer ver que otros, lejos de poner obstáculos a los suyos, ponen facilidades.

Dejando ese tema, que consideramos secundario, nos vamos a centrar en exponer nuestra situación, y en discutirle al señor decano algunas de las afirmaciones que transmitió el otro día. Como es de imaginar, la Universidad de Zaragoza no es la única que se encuentra en esta situación a la que ellos calificarían como “problema”. Muchos pedimos ese traslado de expediente tan anhelado a cualquier lugar de España. Sabemos que la gente, entre ellos el Señor Decano, entiende esta maniobra como algo injusto, pero es una vía totalmente válida. En primer lugar dejar claro que ninguno de nosotros le estamos quitando la plaza a nadie que haya entrado por la vía de selectividad. Solamente estamos queriendo ocupar un número de plazas muy elevado que quedan vacantes conforme van avanzando los cursos. Nos parece vergonzoso que prefieran dejar plazas sin cubrir antes que aceptar a gente que quiere estudiar eso y que se esfuerza día a día para conseguirlo. Lo único que están haciendo al no querer aceptar alumnos mientras haya plazas libres es fomentar a la Universidad privada, dejando de ingresar el dinero de sus matrículas.

Las universidades privadas o del extranjero son una fuente de gastos que es cierto que no todo el mundo puede pagar al menos “a toca teja”. Estas universidades son conocedoras de los problemas económicos que causan y antes de entrar te ofrecen créditos con entidades bancarias que cada alumno empezará a pagar cuando acabe la carrera y comience a cobrar. Esa es la realidad de mucha gente en las universidades privadas. Gente que por estudiar lo que realmente quiere hace cualquier cosa y cualquier esfuerzo por conseguirlo.

No somos “niños de papá” a los que una familia adinerada les paga una universidad que regala títulos. No. Muchos han tenido que comenzar e incluso acabar otras carreras, así como repetir selectividad en busca de una décima. Así que no creemos que sea tan injusto que después de todo el esfuerzo pidamos volver a casa. Somos gente que hacemos lo posible por tener otra oportunidad que por unas cosas o por otras no conseguimos en la pública. Ese es otro tema importante. Más injusto todavía que lo que ustedes dicen es no entrar a cualquier Universidad pública por una centésima o por una décima. Décima que no entraremos en los diferentes métodos injustos que hay para conseguirla; empezando por las diferentes selectividades entre comunidades, diferencias entre institutos, diferentes correctores de la PAU… Demasiadas para que por una mísera décima tengas que intentar acceder por otras vías mientras te juzgan por tramposo e injusto.

Nos gustaría explicar también una gran incoherencia que el señor decano afirmaba y creemos que todo el mundo comprenderá. Decía en su entrevista que muchas facultades privadas españolas habían configurado un plan de estudios muy parecido al de la Universidad de Zaragoza que luego hacía más fácil convalidar los cursos. Es un absurdo pensar que una Universidad privada va a tener un plan de estudios similar a las universidades públicas, para que sus alumnos en cuanto puedan se vayan a la pública con todo el curso convalidado. Esto sólo nos daría facilidades para irnos. Lo que pretenden este tipo de centros es que sus alumnos acaben la carrera ahí. Por ello, es lógico que una de las estrategias más eficaces sea intentar que al irte a una Universidad pública tengas que repetir más de la mitad de lo que has hecho porque no te convalidan nada. Esto sin duda te obliga a hacer el esfuerzo económico y moral un año más.

En lugar de preocuparse de que gente que con una décima menos, dos, tres o las que sean tengan que irse a privadas o al extranjero y luego pidan volver, deberían poner más empeño en evitar otros asuntos mucho más preocupantes, sobre todo que actualmente en este país, haciendo el examen MIR a boleo y teniendo un resultado que podríamos tachar de ridículo, consigues una plaza para cursar la especialidad. Esto sí que es un problema. Y es una realidad de la que poco hablan y de la que deberían estar más implicados.

Sólo pretendemos acercar a la gente una realidad que está disfrazada y distorsionada, e intentar así que puedan comprender nuestra situación, sin sentirnos insultados en la prensa y menos por el Sr. Decano: Las Universidades privadas están dando una enseñanza de calidad (se juegan su prestigio) pero somos conscientes del gran esfuerzo económico que nuestras familias hacen para que consigamos ser médicos, buenos médicos, y sólo queremos la oportunidad de acceder de forma legal y reglada (no por “picaresca injusta” tal y como usted juzga) a una plaza que está vacía en una Universidad pública, a ser posible la Universidad de nuestra Comunidad Autónoma dónde sin duda también se garantiza la excelencia.

Comentarios