La Virgen de la Violada luce en su 50 aniversario

La localidad de San Jorge vivía este domingo una jornada muy especial, con la celebración del 50 aniversario de la inauguración de la ermita de Nuestra Señora de la Violada. Una ermita que fue erigida por el Instituto Nacional de Colonización, recuperando un antiguo culto de la zona, y que fue inaugurada el 8 de octubre de 1961.

Tras un concierto de Biella Nuei, y una charla sobre el culto y la historia de la Virgen de la Violada, el sábado, el domingo se celebró una procesión hasta la ermita desde la iglesia de San Jorge, presidida por el Obispo de Huesca, Julián Ruiz, acompañado por los danzantes de Gurrea. En la posterior misa, cantada por el Grupo Coral Vía Lata de Gurrea, tuvo lugar una ofrenda de flores a la Virgen. Tras la misa, actuaron los danzantes de Gurrea, además de los danzantes infantiles de Almudévar y el grupo cultural de Jota San Nicolás de Bari de Gurrea de Gállego.

La ermita de Nuestra Señora de La Violada fue diseñada por el zaragozano José Borobio Ojeda, arquitecto responsable de la Delegación del Ebro del Instituto Nacional de Colonización, asociada al proyecto del pueblo de San Jorge (1954), siendo construida en el lugar donde se ubicaba antiguamente la ermita dedicada al mismo culto, al parecer vigente desde época medieval, y cuya imagen titular se conserva hoy en día en la iglesia parroquial de San Nicolás de Bari de Gurrea de Gállego.

Al acto que se celebrará este domingo, recordando los 50 años del culto a la Virgen de la Violada y en reconocimiento a todas las personas que han conseguido mantener viva esta procesión desde sus inicios, acudieron, además del Obispo Julián Ruiz, autoridades de los pueblos de Almudévar y Gurrea de Gállego, así como sus párrocos.

Comentarios