“El culto al cuerpo” en el Aula de Consumo

Aula Consumo Gobierno Aragón ponencia

 

El Aula de Consumo ha analizado en esta ocasión todo lo referente al mundo de los gimnasios, productos milagros de acondicionamiento y adelgazamiento. Un “culto al cuerpo” que en los últimos años ha cogido fuerza entre todas las clases sociales, y en especial en la juventud.

 Asimismo, el director general de Consumo del Departamento de Sanidad ha realizado una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de seleccionar centro. La primera de ellas consiste en el estado y equipamiento de las instalaciones para la práctica de las actividades ofertadas. A su vez se aconseja poner especial atención en la existencia y estado de los servicios complementarios como sauna jacuzzi, aparatos bronceadores o servicios de estética, peluquería, etc. En el caso de que se ofrezcan no hay que olvidar que deben cumplir la normativa vigente.

 

Un segundo consejo consiste en que la diversidad de los servicios ofertados permita encontrar las actividades más adecuadas o aquellas que resulten más atractivas.

 

Otro punto esencial es el asesoramiento médico deportivo para realizar los ejercicios adecuadamente y, evitar así problemas de lesiones, además de para encontrar las actividades más acordes con el estado físico. Cabe destacar que son muchos los gimnasios que ofrecen en la actualidad una evaluación médico deportiva y de esfuerzo o un examen médico previo al inicio de la actividad.

 

También es importante la preparación profesional y la atención personalizada de monitores especializados en las disciplinas escogidas. 

 

A la hora de escoger un gimnasio es recomendable tener en cuenta la variedad y flexibilidad horaria junto con la cercanía al domicilio personal o laboral para que se facilite la asistencia.

 

Las tarifas y la matrícula deben ser claras, especificando los pagos a realizar por el cliente por los costes genéricos así como los gastos a abonar por servicios adicionales que se soliciten.

 

Por otra parte, es aconsejable informarse de los procedimientos para darse de baja y de si el centro ofrece a los usuarios la posibilidad de suspender voluntariamente el servicio durante algunos periodos y el coste de esa suspensión.

 

Los usuarios deben recibir el contrato con las condiciones, requisitos, tarifas, procedimiento de baja, etc. En definitiva, todos los elementos esenciales del mismo. Es importante no confundir el folleto o catálogo en el que se hacen constar los precios y tarifas de sus servicios por el contrato, puesto que no lo sustituye.

 

Como último consejo, cabe destacar que no se debe descuidar la atención al cliente en general. Resulta necesario recordar que estos establecimientos están obligados a tener hojas de reclamaciones a disposición de los usuarios.

 

Para finalizar, el director general de Consumo del Departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón ha señalado que “una práctica adecuada y sistemática de una actividad física acorde a nuestras circunstancias personales es beneficiosa para nuestra salud así como para el equilibrio personal”.

Comentarios