Donde dije "digo", digo "Diego"

Nuria Garcés

La hemeroteca, en ocasiones, es muy cruel, pero siempre es fiel a lo que se dijo en su momento, con lo cual, deja con las vergüenzas al aire a quien en su día prometió algo y después lo incumple (o se lo hacen incumplir). Pasamos una primavera inmersos en la campaña electoral, las elecciones, el soponcio de unos y la euforia de otros por los resultados de los comicios y, entre medio, montones de mensajes sobre los estudios de Medicina en Huesca que, en aquellos días, veíamos cómo iban a perder su tercer curso, como así fue.

El 22 de abril, Marcelino Iglesias, entonces todavía presidente de Aragón, aseguraba que Huesca seguiría teniendo 3º de Medicina. El 9 de mayo siguiente, Luisa Fernanda Rudi eludía comprometerse con Medicina en Huesca. Sin embargo, el 23 de ese mismo mes, ya con las elecciones ganadas, la alcaldesa de Huesca, Ana Alós, prometía un esfuerzo extra en el futuro del campus de Huesca y aseguraba que exigiría decisiones en el sentido que recogía el documento unánime que firmaron las fuerzas políticas municipales. En él, se pedía el Grado de Turismo y la continuidad de Medicina, includo el tercer curso del próximo año. Era un compromiso que, afirmaba, seguro que asumiría la nueva presidenta del Gobierno de Aragón. Las promesas no quedaron aquí: el 26 de julio, Ana Alós dijo que le recordaría a la Consejera de Educación, Dolores Serrat, las aspiraciones de Huesca con Medicina y ésta, el 2 de agosto, prometía estudiar el futuro de Medicina en Huesca.

Grosso modo, esto es lo que se ha dicho en los últimos meses al respecto. Sin embargo, la consejera nos sorprendía este lunes en Huesca asegurando que era "irrisorio" pensar que los actuales estudios de Medicina se puedan convertir en una facultad completa. "Irrisorio", según la RAE, significa "que mueve a risa y burla". Duelen un poco, la verdad, semejantes declaraciones.

Muchas gracias, señora Consejera, por ese rápido estudio que ha hecho en un mes y medio de unos estudios históricos, deseados en Huesca, solicitados y demandados por cientos de estudiantes. Con el "no" por delante, poco más tenemos que hacer. No sé si a la alcaldesa, de su misma formación política, le quedarán muchas bazas por jugar, a pesar de todas las promesas que hizo y que, a lo que se ve, se le van a quedar en agua de borrajas. ¿O nos queda todavía alguna otra declaración?

Comentarios