El primer objetivo del Ayuntamiento de Sariñena es sanear las arcas municipales

Más de cien días han pasado desde que el Ayuntamiento de Sariñena está gobernado en coalición por Partido Aragonés y Partido Popular. El alcalde, Francisco Villellas, hace balance de este periodo asegurando que lo más preocupante son las arcas municipales. La situación financiera del consistorio sariñenense es grave; el primer edil habla de medidas de ahorro y de esmero en la búsqueda de nuevas líneas de financiación.

En el último pleno extraordinario quedaba aprobado el presupuesto de 2011 que asciende a casi seis millones y medio de euros, en el que queda incluido un desfase presupuestario de la anterior legislatura de un total de 670.000 euros. En la misma sesión plenaria se aprobaba la modificación de algunas ordenanzas fiscales y la inclusión de nuevas, con el objetivo de cubrir gastos.

El programa electoral del Partido Aragonés ya se centraba en economía. Su primer planteamiento pasaba por la realización de una auditoría para conocer la realidad económica del Ayuntamiento, intención con la coincidían varios grupos políticos en cuanto a sus propuestas electorales. Villellas asegura que el estudio ya se ha solicitado al Gobierno de Aragón y ahora se está a la espera.

Cabe recordar las palabras del interventor del Ayuntamiento en el último pleno, en el que explicaba la situación financiera que atraviesa el consistorio que tildaba de grave y de la consiguiente necesidad de incrementar las tasas municipales, porque el cálculo de los últimos cinco años sobre el coste de los servicios prestados y lo recaudado, “deja claro que son altamente deficitarios”. Igualmente señalaba que el Ayuntamiento de Sariñena lleva seis años sin realizar ningún tipo de estudio económico, o lo más grave, 21 años sin revisar el catastro, que “necesita una actualización urgente”, aseguraba.

Comentarios