Bomberos y técnicos en deportes de aventura mejoran su preparación en el Ésera

Una veintena de personas están participando en el Curso de Rescate en aguas bravas que está teniendo lugar, durante estos días, en las aguas del Ésera. Teoría y práctica se unen para explicar a bomberos y deportistas cómo prevenir peligros en el río y cómo actuar en el caso de rescates.

Este curso, organizado a través del Plan de Competitividad Turística y de la Asociación de Empresas de Turismo Deportivo de Aragón, es la primera vez que tiene lugar en la Ribagorza, de ahí su importancia y su buena acogida por parte de los participantes.

En él se unen guías de aguas bravas, de barrancos y miembros de parques de bomberos y protección civil de la comarca, algo destacable ya que según David Alemané, monitor del curso, es imprescindible que los trabajadores recreacionales y los cuerpos de seguridad “hablen el mismo lenguaje”. Para ello, se trabaja conjuntamente aprendiendo, por ejemplo, la importancia del trabajo en equipo en el caso de los bomberos, o la resistencia en el agua en el caso de los guías.

Aún así, los trabajos con los bomberos y protección civil se están centrando más en rescates en riadas y con los trabajadores recreativos se está apostando en la prevención, imprescindible a la hora de trabajar con clientes.

En total son 20 las personas que están participando en este curso, una cifra un tanto reducida, explicaban los participantes, para el gran número de guías que hay en la zona.

El curso llegará a su fin este lunes y en él, además de clases teóricas, donde se explican, por ejemplo, los movimientos del agua o el autorrescate, también se apuesta por la práctica en el ría, tanto en anclajes en las orillas como en los propios rescates dentro del agua.

Comentarios