Un paso menos para la construcción del Refugio de montaña de Llauset

El proyecto de construcción de un refugio de montaña en Llauset, término municipal de Montanuy, no deberá someterse al procedimiento de evaluación de impacto ambiental. Este es el anuncio que se publica en le BOA de este lunes tras la resolución tomada por el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental. De esta forma, la Federación Aragonesa de Montaña, entidad promotora del proyecto, recorta su recorrido para ver este refugio construido.

El INAGA declara como bajo el impacto ambiental que este proyecto tendría en la alteración del relieve y afecciones al sustrato, la afección a la Red natura 2000, el consumo de recursos y la alteración del paisaje, así, como de impacto medio, las afecciones a la fauna. Por este motivo, en su resolución afirmaban que no es necesario que se someta a esta evaluación puesto que no supone una explotación intensiva del suelo ni de otros recursos.

Esta publicación hace que se pueda reducir el tiempo de espera para poder comenzar la construcción de este edificio situado en Llauset que contará con 86 plazas y que facilitará la práctica del montañismo en la zona en el GR 11. Además, será también un punto clave para los rescates de montaña, puesto que contará con un helipuerto de 8 metros de diámetro.

El refugio, a 2.425 m de altitud, contará con dos edificios independientes conectados entre sí. En total, ocuparán una superficie de 939.65 m2, con una altura máxima de 9.13 m y se dividirá en cuatro plantas, contando con semisótano y altillo. Para su construcción, se utilizarán elementos prefabricados, con fachadas y cubierta de chapa minionada y exterior en gris.

Entre sus características explicar, también, que el agua procederá del ibón de Cap de Llauset y que la energía eléctrica se realizará a través de la combinación de varias fuentes como solar, fotovoltaica y eólica.

Aún así, desde el INAGA se establecen ciertas medidas correctoras que deberán depurarse pero que no implican que el proyecto no continúe.

Comentarios